A falta de seis juegos para el final de la etapa regular del LIV Campeonato Nacional de beisbol juvenil los Gallitos espirituanos conservan las opciones de incluirse en la postemporada.

 

Los de Sancti Spíritus presentan quince ganados y la misma cifra de perdidos en el grupo C, donde Ciego de Ávila presenta similar balance, y Camagüey es líder con ventaja de apenas dos juegos; mientras Las Tunas (13-17) camina más distante.

 

Para los yayaberos las posibilidades clasificatorias pasan por barrer en la subserie que les resta ante los camagüeyanos, prevista para el 7 y el 8 de abril en el estadio Cándido González, y después sacar un saldo positivo a domicilio frente a los tuneros en la fecha conclusiva, prevista para el 28 y 29 de ese mes.

 

Hasta el momento, los dirigidos por Irolando Ulloa aventajan a los agramontinos 6-3 en el duelo particular; sin embargo pierden por 3-6 ante Las Tunas y terminaron con empate a seis el compromiso contra Ciego de Ávila.

 

En este torneo el primero de cada grupo entra directo a la porfía por las medallas; así como también los otros dos colectivos que mayor cantidad de triunfos obtengan.

 

En estos momentos Granma (22-7)  es segundo en el apartado D, en el que Santiago de Cuba campea por su respeto (25-5). Lo anterior vaticina que ambas selecciones, que son las más ganadoras del país, deben llegar a la etapa cumbre.

 

De ahí que solo un boleto es el que se vislumbra quede para aquellos que no copen la cima de sus respectivos segmentos. Para ese posible pasaje Pinar del Río (18-11) se ubica en buena posición.

 

Los demás elencos que están en situación favorable para incluirse en la hexagonal final son La Habana (19-11) y Cienfuegos (18-12), primeros en los grupo A y B, respectivamente.

 

Por meterse al play off también lucha Mayabeque (16-13), escolta de los cienfuegueros.

 

Ese panorama deja claro que las incógnitas para los Gallitos y los demás aspirantes se despejarán tras celebrarse los seis partidos que quedan de la competencia.

No hay comentarios