El procesamiento industrial del tomate comprendido en el programa de sustitución de importaciones avanza según lo previsto en Sancti Spíritus, cuya industria recibió hasta el término de marzo unas 2 500 toneladas, casi la mitad de lo pactado para la presente campaña.

Juan Carlos Guzmán, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Sancti Spíritus, perteneciente a la Empresa Nacional de Conservas de Vegetales, valoró de favorable la marcha de la actual campaña, a pesar de que se comenzó a moler el tomate unos días después de lo habitual, por las afectaciones ocasionadas por las lluvias el año anterior.

“El tomate recibido está en correspondencia con lo contratado y la industria, que hasta ahora ha trabajado bien, está preparada para asimilar las 2 600 toneladas planificadas para este mes de abril y así cumplir nuestro plan técnico-económico”, aseveró Guzmán.

La Unidad Empresarial de Conservas de Vegetales de Sancti Spíritus debe aportar este año 670 toneladas de pasta de tomate, de las cuales ya elaboró 325 toneladas.

“Estamos obteniendo un producto final con buena calidad debido al buen estado del tomate que llega a la industria, sobre todo el tomate PR-92, que es consistente y aporta los sólidos requeridos”, explicó la ingeniera Sandra Haití, especialista principal del laboratorio de la UEB espirituana.

Aunque los resultados de la actual campaña son favorables, directivos de esta Unidad Empresarial enfatizan en la necesidad de escalonar mejor las siembras, para iniciar antes la molienda, y de que más productores cultiven las variedades idóneas para el procesamiento industrial.

La pasta de tomate obtenida en la planta espirituana se envía a otros centros de la Empresa Nacional de Conservas de Vegetales, encargados de producir derivados del tomate que se comercializan en pesos cubanos y en cuc.

No hay comentarios