La venidera temporada ciclónica en el Atlántico Norte, el mar Caribe y el golfo de México se comportará ligeramente más activa que lo normal, según anunciaron hoy los meteorólogos Philip J. Klotzbach y Michael M. Bell de la Universidad Estatal de Colorado, Estados Unidos.

Del primero de junio al 30 de noviembre pudieran formarse 14 tormentas tropicales/subtropicales con nombre –comenzando por Alberto, Beryl y Chris–, y 7 se convertirían en huracanes, incluyendo 3 de gran intensidad.

Los expertos no prevén el desarrollo de un evento El Niño significativo en el verano y el otoño. Por otro lado, el oeste del Atlántico tropical se mantiene anormalmente cálido en estos momentos, con zonas algo más frías en el este y norte de la cuenca.

Es oportuno señalar que, a pesar de los avances científicos, aún es muy difícil saber con meses de antelación si un ciclón tropical pasará o no por una región determinada.

Ha explicado el doctor José Rubiera: “que una temporada se pronostique poco activa, normal o activa no significa nada para un punto o lugar específico. Ocupémonos de estar siempre preparados.”

Por ejemplo, la temporada ciclónica de 1963 no fue activa (9 ciclones tropicales), pero los huracanes Edith y Flora provocaron graves daños en el Caribe.

El año 1995 registró un total de 21 (19 nombrados y 2 depresiones). Sin embargo, ninguno cruzó por nuestro país.

En 2003 hubo 16, mas no fuimos azotados; en 2008 también se formaron 16 y nos golpearon 3 huracanes intensos.

No hay comentarios