El Canaletto cubano será tratado de acuerdo con los protocolos internacionales que rigen el trabajo con obras de arte de esa magnitud.

La obra El colegio de Chelsea, la Rotonda, la casa Ranelagh y el río Támesis, del pintor italiano Giovanni Antonio Canal, Canaletto (1697-1768), considerada uno de los tesoros del Museo Nacional de Bellas Artes, se exhibirá en el Museo de Roma-PalacioBraschi, del 10 de abril al 19 de agosto próximo.

El Canaletto cubano, saldrá por primera vez del país y podrá ser admirado junto a otras 75 pinturas y 25 dibujos del artista veneciano procedentes de diversos museos europeos y colecciones privadas para integrar la exposición Canaletto 1697-1768, que incluye varias de sus más relevantes obras maestras y conmemora los 250 años de la muerte del pintor.

La máster Niurka Fanego, curadora de Arte italiano del Museo Nacional de Bellas Artes, aseguró que exponer El colegio de Chelsea…, en el Museo de Roma-Palacio Braschi constituye un reconocimiento a la calidad de las colecciones de la institución cubana y a la seriedad con que se realiza el trabajo investigativo.

El colegio de Chelsea…, se concede por primera vez en préstamo a una institución extranjera gracias a la colaboración con las entidades Associazione Culturale MetaMorfosi y Zètema Progetto Cultura.

La pieza que conserva el Museo Nacional de Bellas Artes es la mitad derecha de una obra mayor, la cual fue dividida, probablemente por el propio Canaletto, buscando mejores oportunidades para su comercialización, lo que está respaldado por una publicación del propio artista en el periódico londinense Daily Advertiser en 1751.

El Canaletto cubano será tratado de acuerdo con los protocolos internacionales que rigen el trabajo con obras de arte de esa magnitud, agregó la máster Niurka Fanego, que incluye un contrato en el que se estipulan las condiciones necesarias para el traslado, montaje y exhibición de la pieza durante el período acordado, así como también, durante su retorno, además de la garantía del Estado Italiano, y de la aseguradora internacional Montenovi.

La otra mitad de la pintura que pertenece a Cuba, es propiedad de la institución estatal inglesa National Trust y tiene menos altura, por lo que serán colocadas relativamente cerca una de otra, pero de seguro constituirán una de las obras más apreciadas en la exposición.

Desde que fueran pintadas por Canaletto, nunca más se habían reunido, lo que atraerá la atención de la prensa internacional, de los especialistas, y será uno de los más importantes hitos dentro de la muestra.

(Con información de ACN)

No hay comentarios