Los Pollones espirituanos sumaron cinco victorias en las dos primeras subseries de la Quinta edición del campeonato nacional de beisbol sub-23. Ese resultado ha dejado dormir con relativa tranquilidad a Eriel Sánchez.

 

Y es que el campeón olímpico y receptor en el beisbol cubano hasta hace unos días, inició su bregar como director por un camino agradable.

 

El récord de sus pupilos ubica a Sancti Spíritus en el segundo lugar del oriente, empatado con Ciego de Ávila y a un juego de los líderes Granma y Santiago de Cuba.

 

De acuerdo con las estadísticas, las huestes de Eriel se comportan muy estable en los principales renglones de juego. De tal suerte con el madero aparecen cuarto en el campeonato en promedio (.285) y terceros en carreras anotadas (52) e impulsadas (42).

 

A la defensa también son cuartos en average (.962), con 12 errores, aunque a sus receptores le han robado nueve bases en 11 intentos.

 

Desde el box, el lugar cuatro también es ocupado por los espirituanos en efectividad (3.31) y en ofensiva de los contrarios (.233).

En los acápites individuales, el torpedero José Miguel Fonte es revelación con su bateo (.393). Junto a él sobresale en antesalista Rodoleisis Moreno (.333), autor de siete estafas en once oportunidades, y el enmascarado Loidel Rodríguez (313), máximo impulsor en el elenco con 11.

 

El relevista Ariel González (1-0) se distingue en el cuerpo de pitcheo, al no permitir carreras limpias en 10.2 entradas; mientras que el zurdo Ariel Zerquera (1-1) trabaja para 2.13 en dos aperturas y 2.35 el derecho Aldo Conrado (1-1), otro de los abridores.

 

A partir del miércoles, la tropa de Eriel recibirá a Ciego de Ávila, en un compromiso que se antoja de interesante a partir del bueno inicio de ambos colectivos en la competencia.

No hay comentarios