El Real Madrid se jugará el pase a la final de la Champions contra el Bayern de Múnich, con el segundo partido en el Bernabéu. Para estar el 26 de mayo en Kiev buscando su tercera Copa de Europa seguida y la decimotercera de su historia tendrá que eliminar antes al conjunto alemán, un grande de la competición y enemigo íntimo del club de la Castellana tras haberse medido en cruces tres veces en los últimos seis años. En las semifinales de 2012, el equipo bávaro derrotó al campeón español en su propio estadio, por penaltis. Pero desde entonces, los blancos se han impuesto, tanto en 2014 como la pasada temporada.

Camino de la Décima, el Real Madrid goleó en la vuelta del Allianz Arena, 0-4 con Guardiola en el banquillo germano. Y hace 12 meses, el conjunto de Zidane logró imponerse en los dos partidos, tanto en la ida (1-2) como una semana después en Chamartín (4-2). Ese partido estuvo marcado por la polémica arbitral, con los alemanas quejándose de varias acciones. Arturo Vidal fue expulsado antes de la prórroga, donde el Madrid se acabó imponiendo.

Duda de Neuer

La bola del Bayern era la menos deseada en el club blanco, que tendrá que afrontar otro rival feroz tras el PSG y la Juventus, favoritos todos al título. La fórmula alemana se conoce a la perfección, máxima intensidad y fútbol ofensivo, pero no por ella resulta menos temerosa. Hasta los minutos del pasado miércoles ante la Juventus, este Madrid ganador de los últimos años recordaba como su peor rato en el Bernabéu el pasado hace un año contra los alemanes, cuando lograron igualar el resultado de la ida y llevaron el cruce al tiempo suplementario.

Arjen Robben y Franck Ribéry por las bandas, la dupla española Thiago-Javi Martínez en el medio, la jerarquía atrás de Mats Hummels, la zurda de fantasía de James Rodríguez, el instinto goleador de Robert Lewandowski, la astucia de Thomas Müller… Viejos conocidos todos pero no por ello menos peligrosos. Sólo la duda de Manuel Neuer, a punto de regresar tras su larga lesión, impide dibujar el once clásico del Bayern. En su banquillo, tras el despido a principio de curso de Ancelotti, está otro rostro conocido: Jupp Heynckes, que 20 años después de ganar con el Madrid la Séptima Copa de Europa intentará frenar el sueño de la Decimotercera.

Vuelta en el Bernabéu

La confianza del Real Madrid en su buen momento de juego en la Champions, por encima del susto ante la Juventus, la experiencia ganadora de los últimos tiempos ante el Bayern y, sobre todo, el extraordinario ritmo goleador de Cristiano Ronaldo animan a los blancos a ser optimistas. También gusta la querencia atacante del campeón de Múnich, siempre con algunas dificultades atrás. La vuelta en el Bernabéu es otro plus desde el punto de vista clásico a la hora de afrontar este tipo de eliminatorias de máximo nivel.

Los dos máximos candidatos al título que quedaban en el torneo se medirán por una plaza en la final. Quien llegue a Kiev tendrá una buena oportunidad de levantar el título ante el Liverpool o la Roma, dos de las sorpresas del curso.

No hay comentarios