En el marco de la Feria Internacional del Libro, la peña habitual de La Noche de la Fuente devino una casa para los amantes de las letras. Bajo la excelente oralidad de su anfitrión Juan Eduardo Bernal Echemendía (Juanelo), el público asistente rememoró momentos de ensueño en la cultura local. Las tradiciones del Santiago espirituano, arrollar bajo la lluvia de cada 25 de julio, las calles engalanadas, los coros de clave, los puntos guajiros y todo el patrimonio inmaterial que nos define, aun con el paso de los siglos.

La música encontró respaldo en varias agrupaciones espirituanas. Un repertorio extendido desde los trovadores clásicos de la villa hasta temas más contemporáneos como los del compositor matancero Toni Ávila. Además, se exhibió una pieza expuesta en el museo sede de la peña, parte de la decoración del inmueble colonial conocido como “la casa de las cien puertas”.

El director del Centro Provincial del Libro en Sancti Spíritus, Dunieski Cabriales, actualizó sobre datos estadísticos de la Feria Internacional del Libro, y destacó la avidez de lectura de los yayaberos respecto a otras provincias.

Como colofón especial de la noche se dedicó un apartado al Concurso Internacional de Minicuento “El Dinosaurio”, auspiciado por la Fundación Onelio Jorge Cardoso, el Instituto Cubano del Libro y el Centro Provincial del Libro en Sancti Spíritus.

La mención especial obtenida por el cubano Jorge Fernández Era con su obra Vida, fue ovacionada por todos los presentes al sorprender la brevedad y carga simbólica del reducido texto. Así, La Noche de la Fuente se hizo eco de un evento literario surgido en el año 2002 que apuesta por la obra de prolíficos escritores con un sugerente modo de hacer.

No hay comentarios