Cerca de 3.000 personas se unieron al proyecto de basureros inteligentes impulsado en la provincia de Shandong para estimular el reciclaje y combatir la contaminación.

Cestos inteligentes son probados en la ciudad china de Qingdao, en la provincia de Shandong, esto como parte de un proyecto que busca controlar la producción de basura y estimular al reciclaje.

El proyecto está basado en la recompensa automática al ciudadano cuando este deposita sus desechos en las cestas clasificadas.

El ciudadano obtiene una tarjeta bancaria que se utiliza para abrir los tanques y recibir de forma simultánea un pago por la cantidad de residuos depositados en el contenedor.

Fuente: Xinhua

 

De momentos los cestos inteligentes recuperan papel, plástico y textiles pero la idea es ampliarlos para reciclar otros materiales como aparatos electrónicos y medicinas vencidas.

Existen planes para extender los cestos por toda China y según fuentes oficiales, casi 3.000 personas se sumaron a la iniciativa desde su puesta en vigor en diciembre de 2017, hasta la fecha se recogen más de 1.000 kilogramos diarios de productos reusables.

>> Tormenta de arena eleva índice de contaminación en Pekín, China

China impulsa la lucha contra la contaminación ambiental a través de este proyecto innovador tras prohibir el primero de enero de 2018 la importación de distintos tipos de residuos.

No hay comentarios