Desde que en agosto pasado abriera sus puertas el Banco de leche materna, único de su tipo en la provincia, más de un centenar de madres espirituanas se han convertido en donantes voluntarias de este preciado alimento que llega a recién nacidos ingresados por disímiles causas.
Así lo corrobora la especialista en Neonatología, Migdalia Soria Díaz, jefa de ese servicio en el territorio, quien explica que el centro, ubicado en el Hospital Provincial Camilo Cienfuegos, se encarga del acopio y posterior tratamiento del vital líquido humano.
Soria Díaz informó que la leche se utiliza fundamentalmente para los bebés con un peso inferior a los 2 500 gramos, los prematuros y los que por prescripción médica se encuentran bajo los cuidados del servicio de Neonatología. “Las madres que por motivos de salud no pueden lactar también sus hijos gozan de los beneficios de la leche humana” aclaró la galena.
El centro sanitario, el noveno en crearse dentro del país, cuenta con equipamientos de primer mundo entre los que sobresalen las extraederas eléctricas y sofisticados equipos de laboratorio.
El fin del moderno equipamiento certifica la calidad de las donaciones maternas“Primero esta la fase de extracción o recolección de la leche – precisó la especialista—, luego se congela hasta que se somete al proceso de pasteurización que continúa con un estudio microbiológico y a las 48 horas se sabe si esta apta para el consumo de los pacientes”

Al decir de la neonatologa este año se intentará ubicar en Sancti Spíritus y Yagujay dos puntos más de recolección que se enviaran al centro para recibir el tratamiento adecuado.

No hay comentarios