Una ola de tormentas de arena que la madrugada del jueves sacudió diferentes localidades situadas al noroeste de la India ha dejado al menos 100 muertos y 143 heridos, informan medios locales.

La tormenta arrasó casas y árboles y dejó sin luz a las localidades más afectadas, sobre todo en las regiones de Uttar Pradesh, donde se han contabilizado 45 muertos, y Rayastán (27 muertos). El jefe de Gobierno de Rayastán, Vasundhara Raje, anunció que los servicios de emergencia se dirigieron a las áreas afectadas para llevar a cabo las labores de rescate.

La administración estatal ha anunciado que cada familia de las víctimas será indemnizada con 6.000 dólares. Las autoridades creen que la cifra de muertos aumentará.

En el distrito de Agra —donde se encuentra el Taj Mahal—, en la región de Uttar Pradesh, se vino abajo el muro de una institución educativa, lo que costó la vida a 43 personas, la mitad del total de víctimas mortales registradas en la localidad.

No hay comentarios