Nubes de ácido y fragmentos de vidrio extremadamente finos se elevan sobre Hawái (EE.UU.) a medida que la lava del volcán Kilauea se vierte en el océano, creando un nuevo peligro para la población de la isla, informa Associated Press.

La tarde del pasado domingo, las autoridades locales advirtieron a los residentes de Hawái que se mantuvieran alejados de las columnas de vapor tóxico producto de la reacción química que se origina cuando el magma entra en contacto con el agua de mar.

Según los científicos, las nubes tóxicas están formadas por ácido clorhídrico y finas partículas de vidrio que pueden irritar la piel, los ojos y causar problemas respiratorios.

Las columnas de vapor tóxico se han formado en dos puntos de la costa sur de la Gran Isla. La Defensa Civil del Condado de Hawái también ha advertido que los vientos continúan provocando niveles elevados de dióxido de azufre en varias zonas de la isla.

Hasta el momento, la erupción del Kilauea ha dejado una persona herida. La actividad del volcán se viene intensificando desde inicios de mayo, obligando a los residentes a dejar sus hogares y varias viviendas y otras instalaciones han sido destruidas por la lava.

No hay comentarios