El canoista espirituano Serguey Torres se despidió de la Copa del Mundo de la ciudad húngara de Szeged donde lideró el

C-1 5000 metros.

 

En la prueba no olímpica el yayabero marcó tiempo de 21:57.394 minutos. En plata quedó el ruso Kirill Shamshurin (22:16.166) y el español Diego Romero (22:36.133); mientras que el otro cubano, el cienfueguero Fernando Dayán quedó quinto (22:51.394).

 

Para Serguey, el oro en el C-1 5000 m fue su tercero presea en la referida modalidad, en la que también se erigió campeón en el 2015 y 2017 en la de la ciudad de Montemor-o-Velho. La primera experiencia en el C-1 5000 m la tuvo en el Mundial del 2011, cuando terminó séptimo.

 

En la Copa del Mundo de Szeged, el espirituano también ganó junto a Dayán en el C-2 1000 metros tras remar en la final en 3:35.734 minutos.

 

De esa forma llegó a 17 preseas en este tipo de competencia con la satisfacción adicional de nueve son dorados y seis de plata.

Del 25 al 27 de mayo la dupla cubana estará presente en la Copa del Mundo de Duisburg, Alemania.

 

Tras ese evento regresarán a Cuba para después viajar a México a realizar una base de entrenamiento de 28 días y de allí salir para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla.

 

Al concluir la cita regional tienen previsto entrenar 15 días en Polonia para llegar en la mejor forma al mundial de Portugal en agosto.

No hay comentarios