Las fuerzas de la Organización Básica Eléctrica en la provincia han laborado en función de las necesidades derivadas de las intensas lluvias, básicamente desconexiones para facilitar acciones de la Defensa Civil

Los hombres de anaranjado y azul, fácilmente reconocibles por su atuendo como de la Organización Básica Eléctrica de la provincia, han laborado en los últimos días no tanto en función de averías causadas por las intensas lluvias asociadas a la tormenta subtropical Alberto como en aras de facilitar labores de la Defensa Civil para mantener a salvo a los ciudadanos de cada rincón de la provincia.

Así lo declaró a Escambray Carlos Misael Rodríguez Márquez, director general de dicha entidad, quien apuntó que este lunes 28 de mayo han sido reportadas menos irregularidades que en la jornada de ayer domingo. “Son más bien solicitudes por trabajos para enmendar situaciones derivadas de inundaciones, allí donde se solicita retirar el servicio para eliminar el peligro, y eso genera quejas”, detalló.

Al ampliar la información dijo que durante el domingo, cuando se produjeron torrenciales aguaceros en territorio espirituano, se formularon 140 quejas que requirieron la activación de 29 grupos de trabajo. “Hoy se mantenían en funcionamiento algo más de 20”, acotó pasadas las 2:00 de la tarde de este lunes.

También explicó que cuentan para esas labores con todos los recursos necesarios a la hora de acometer los trabajos, “desde postes y transformadores hasta cables y carros”, añadió. De igual modo declaró que hasta el mediodía de este 28 de mayo casi todo Yaguajay permanecía “oscuro”, ya que se precisaba acometer sin contratiempos el traslado de personas de zonas afectadas hacia otras seguras.

Tal era el caso de Seibabo, Mayajigua y el otrora central Aracelio Iglesias, donde las aguas del mar próximo al batey alcanzaban un nivel considerable, agregó. Jarahueca y Meneses se encontraban en situación similar, aunque algunos de esos lugares ya cuentan con el servicio restablecido. Se trabajaba todavía en las zonas de Iguará y Perea, según apuntó la fuente.

En el municipio cabecera, según Rodríguez Márquez, se reportaba afectado el circuito No.12, que incluye los tres repartos de Los Olivos, debido a una inundación en el lugar conocido como Hornos de Cal, donde una pequeña presa se desbordó e inundó el caserío aledaño. “Hemos tenido que enfriar varias líneas para poder trabajar en ellas, en Cabaiguán estaban en esa misma situación los circuitos No. 20 y No. 21, debido al desbordamiento de la cañada que pasa por las proximidades de la Estación de la PNR”, abundó.

Otros de los sitios mencionados con afectaciones por trabajos en sus líneas eran FNTA y El Oro, en Trinidad, donde también se produjeron inundaciones. “Las demoras que hemos tenido en atender las quejas que quedaron de ayer —solo ocho— han obedecido a la imposibilidad de acceder a los lugares desde donde se reportaron. Cuatro de ellas se generaron, dijo, en Trinidad y otras cuatro, indistintamente, en Jatibonico, Yaguajay y Sancti Spíritus. El número de postes caídos no ha sido alto, solo tres en la jornada de ayer y hasta el mediodía de hoy, ninguno”.

No hay comentarios