Washington, 31 may (PL) El Ballet Nacional de Cuba (BNC) regresa hoy al Centro Kennedy de la capital estadounidense con Giselle, obra cumbre del Romanticismo que estará en cartelera hasta el próximo domingo.

 

Luego de deslumbrar martes y miércoles a los espectadores que asistieron a la Casa de la Ópera de la institución cultural para apreciar Don Quijote, la compañía dirigida por la prima ballerina assoluta Alicia Alonso tendrá ahora cinco funciones de una de las piezas más demandadas por el público.

El papel de Giselle, que tuvo precisamente en Alonso a una de sus intérpretes más reconocidas a nivel internacional, será encarnado esta noche por la primera bailarina del BNC Sadaise Arencibia, mientras que Raúl Abreu representará a su amado Albretch y Ernesto Díaz a Hilarión.

La obra, con coreografía de la prima ballerina assoluta sobre la original de Jean Coralli y Jules Perrot, fue escogida por la compañía para poner fin en el Centro Kennedy al festival Artes de Cuba: de la isla al mundo, inaugurado el 8 de mayo último.

De acuerdo con la crítica especializada, a la versión cubana de Alonso la distingue el excelente montaje del drama, el carácter, la fuerza y la comunicación entre todos los personajes.

Fue esta obra la que abrió la temporada inaugural del BNC en Estados Unidos, un acontecimiento que ocurrió el 30 de mayo de 1978, precisamente en el imponente edificio ubicado a orillas del río Potomac donde ahora vuelve a mostrarse el virtuosismo del reconocido conjunto.

De acuerdo con el Centro Kennedy, esta Giselle, pieza que cuenta una historia de amor, engaño, locura y vida más allá de la muerte, posee una uniformidad no alcanzada en versiones previas.

La propuesta de Alonso, según la institución, muestra una trama concisa relacionada con el diseño y la situación del ballet dentro de Giselle, al trazar una parábola entre los dos actos y lograr una aparente homogeneidad estilística, así como un equilibrio dramático y coreográfico.

Con las cinco presentaciones hasta el domingo venidero -entre ellas una doble función el sábado-, el BNC espera conquistar las mismas alabanzas conseguida en las dos jornadas previas con Don Quijote.

El martes, día del debut del conjunto como parte de Artes de Cuba, una abarrotada Casa de la Ópera aplaudió sin cesar las ejecuciones de los protagonistas Viengsay Valdés y Dani Hernández, y del resto de los bailarines.

Hay compañías de ballet con una técnica irreprochable y otras con una presencia universalmente cálida y accesible. Rara vez se combinan esas cualidades tan exitosamente como lo hace el Ballet Nacional bajo la dirección continua de Alonso, destacó tras esa actuación el portal digital especializado DC Theatre Scene.

No hay comentarios