Sin lugar a dudas nunca habrá alianza entre intensas lluvias y el ferrocarril que enlaza a Trinidad con Meyer.

Solo hay que preguntarle a cualquiera de los habitantes de los once asentamientos rurales de montaña que vieron como la furia del río Agabama, con todos sus brazos, los privó de su principal, y en algunos casos, único medio de transporte: el trencito, como le llaman.

En el tramo Manacas Iznaga-Meyer, el más dañado, las aguas provocaron deslaves en la base rocosa que soporta segura las traviesas y rieles del ferrocarril, y en muchos casos, dejó esta estructura en el aire.

Una vez más ese escenario, una vez más las lluvias, una vez más el Agabama. Otra vez, el trencito Trinidad-Meyer, vuelve al inoportuno descanso, hasta que su vía esté lista y segura.

Las lluvias y las corrientes de agua del río Agabama inhabilitaron nuevamente el ferrocarril Trinidad-Meyer. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

Las lluvias y las corrientes de agua del río Agabama inhabilitaron nuevamente el ferrocarril Trinidad-Meyer. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

Nuevamente las lluvias y las corrientes de agua paralizan el ferrocarril Trinidad-Meyer. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

Nuevamente las lluvias y las corrientes de agua paralizan el ferrocarril Trinidad-Meyer. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

Los daños a la vía férrea Trinidad-Meyer afectan a once asentamientos poblacionales de montaña. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

Los daños a la vía férrea Trinidad-Meyer afectan a once asentamientos poblacionales de montaña. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

El ferrocarril es el principal medio de transporte de la mayoría de los habitantes de los once asentamientos que hay entre Trinidad y Meyer. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

El ferrocarril es el principal medio de transporte de la mayoría de los habitantes de los once asentamientos que hay entre Trinidad y Meyer. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

Así quedaron varios tramos de la vía férrea Trinidad-Meyer después de las lluvias. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

Así quedaron varios tramos de la vía férrea Trinidad-Meyer después de las lluvias. Foto: Oscar Alfonso Sosa.

No hay comentarios