Aunque en la capital las recientes lluvias no ocasionaron daños cuantiosos como en otros territorios del occidente y centro del país, sí tuvieron su incidencia en el deteriorado fondo habitacional, al reportarse más de 100 derrumbes parciales.

Estos ocurrieron fundamentalmente en los municipios de Centro Habana y Plaza de la Revolución, y ahora tras la salida del sol se mantiene la alerta ante otras posibles afectaciones en edificaciones, explicó Juan Montalvo Guijarro, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial para la Defensa.

Subrayó que además de cuantificarse las afectaciones, tal como ocurrió con el huracán Irma, existe la voluntad de restablecer en el menor tiempo posible la normalidad, allí donde hubo alguna situación puntual con las precipitaciones asociadas a la tormenta subtropical Alberto.

Manifestó que como parte de las medidas indicadas por la dirección del Partido y del Gobierno, tras el aviso de alerta temprana del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, se orientó a las entidades y a la población seguir atentos a la evolución de ese fenómeno hidrometeorológico, en aras de mayor percepción de riesgo y así movilizarse.

En todas las estructuras de Gobierno se precisaron las acciones previstas para eventos que pudieran prolongarse en el tiempo, y en tal sentido la delegación del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos incrementó la vigilancia permanente y avanzada de los embalses y ríos, y de las posibles zonas de inundaciones identificadas en cada municipio.

También de conjunto con esa entidad, la dirección de Salud Pública en la capital veló por la calidad de las aguas, en tanto con las comisiones locales de protección de la población se puntualizaron las medidas dirigidas a salvaguardar también a las personas que viven en edificaciones en no buen estado constructivo, señaló.

El vicepresidente del CAP en La Habana mencionó como otras acciones preventivas realizadas ante las recientes lluvias, la distribución adelantada de la cuota normada de alimentos correspondiente a junio, y el incremento de la producción de pan, galletas y otras ofertas por la Industria Alimentaria.

Montalvo Guijarro informó que a la delegación de la Agricultura se le indicó salvar todos los productos que pudieran ser cosechados y distribuirlos en los puntos de venta.

El funcionario señaló que aunque la serenidad debe acompañar el enfrentamiento a cualquier contingencia, “no nos podemos confiar y siempre serán pocas las medidas dirigidas a preservar la vida humana y proteger los recursos de las personas y del Estado”, acotó en alusión también a la temporada ciclónica que comienza el primero de junio.

Pinar del Río: Graves afectaciones a la agricultura y 30 derrumbes

Campesinos intentan recuperar algunos de los productos en cosecha, afectados por las lluvias asociadas a la tormenta subtropical Alberto, en el polo productivo Barcón, en Pinar del Río. Foto: Rafael Fernández/ ACN.

Con unas tres mil 428 hectáreas (ha) de cultivos varios afectadas parcialmente, Pinar del Río reporta significativos daños a causa de las persistentes precipitaciones registradas en la provincia durante 18 días.

El ingeniero Benigno Morejón Gigato, especialista de Hortalizas de la delegación provincial de la Agricultura, explicó que viandas, hortalizas y granos, sobre todo maíz, constituyen los principales perjudicados por las lluvias en el occidental territorio.

Agregó que hasta la fecha se han perdido 921 ha por lo cual se adoptan medidas encaminadas a paliar los efectos adversos de las precipitaciones, como es el caso del drenaje interno de los campos, responsable del rescate de gran parte de los sitios salvados.

De igual modo, se procede a la preservación del área de semillas, fundamentalmente de yuca y boniato, en pos de una respuesta inmediata como es habitual en estos casos.

Los productores están conscientes de su papel -acotó- y se les ha orientado la cosecha de los cultivos que puedan aprovecharse, con énfasis en calabaza, boniato, habichuela, yuca; además de la siembra rápida de otros, de cara a los meses de agosto, septiembre y octubre.

En el polo productivo Barcón, llamado a ser el más importante de Vueltabajo y responsable del abastecimiento del municipio cabecera, no se descansa y se trabaja bajo las precipitaciones para acopiar los cultivos que aún puedan ser rescatados.

Según declaraciones a la prensa de Sergio Travieso Sánchez, su director, alrededor de 90 hectáreas de cultivos varios correspondientes a la campaña de primavera están comprometidas, fundamentalmente de maíz nuevo, pepino, melón, calabaza y habichuela.

Precisó que de la contienda de frío unos 80 quintales de yuca y boniato se recolectan cada día, con el objetivo de abastecer los mercados agropecuarios del territorio.

Marcelo Jorge Valle Casanueva, es uno de esos hombres que no descansa y a pesar de las afectaciones, ha entregado unos 281 quintales de boniato y recuperado todo lo que se encuentra en cosecha.

“Estamos esperando a que el tiempo mejore, y con la dirección del polo comenzaremos un nuevo plan para recuperarnos”, aseveró.

Pero no solo la agricultura sufre las consecuencias de la lluvia incesante, pues el fondo habitacional de Pinar del Río también ha sido perjudicado.

Roberto Díaz Menéndez, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, dijo a la prensa que alrededor de 30 derrumbes parciales de techo, sobre todo de cubierta de madera y tejas, se reportan hasta hoy en el territorio cabecera, debido a las constantes precipitaciones y los altos niveles de humedad relativa.

Una veintena de esas casas ya han sido apuntaladas por brigadas especializadas, en tanto la dirección municipal de vivienda evalúa la situación de las dos mil 156 facilidades temporales, de las cuales, más del 90 por ciento están en estado crítico, apuntó.

Se mantienen activados los puestos de dirección de los consejos populares para evitar afectaciones a las familias, toda vez que debido a la saturación de los suelos se reportan inundaciones en sitios como La Conchita, Cuba Libre, Celso Maragoto, Hermanos Barcón y el reparto Ceferino Fernández, añadió.

Trabajan por garantizar distribución de alimentos en territorios afectados

El Ministerio de Comercio Interior (MINCIN) trabaja por garantizar en tiempo la distribución de los alimentos de la canasta familiar en provincias afectadas por las lluvias. Foto: ACN.

El Ministerio de Comercio Interior (MINCIN) trabaja por garantizar en tiempo la distribución de los alimentos de la canasta familiar, del consumo social y de las dietas especiales, en los territorios afectados por las intensas lluvias, informó Odalys Escandell García, viceministra primera del organismo.

El puesto de dirección, que opera diariamente desde hace poco más de 10 años,  constituye un sistema de trabajo fiable que permite detectar y corregir a tiempo cualquier problema, por lo cual ante situaciones de desastres o contingencias como esa, centra los esfuerzos en su atención.

Explicó que por las afectaciones en las vías y las inundaciones, la llegada de mercancías a algunos lugares de las provincias occidentales y centrales se extenderá hasta mañana 31 de mayo e incluso en otros no será posible hacerlo antes del primero de junio,  en tanto el resto de la Isla comercializa ya la canasta familiar.

Según Escandell García, en las zonas más dañadas por las precipitaciones se elabora y vende comidas a la población con precios de gastronomía de tercera categoría, medida que compensa además, los esfuerzos puntuales adoptados sobre este asunto por los Consejos de Defensa de cada territorio.

Hasta el momento no se han reportado pérdidas de mercancía a pesar de las afectaciones, aún por cuantificar, en locales del comercio y los almacenes, puntualizó la vicetitular primera del MINCIN.

El puesto de dirección para situaciones de desastres y climatológicamente adversas, dirigido por Mary Blanca Ortega, titular del organismo, se enlaza todos los días mediante el sistema de audio conferencias con las OSDE (Organización Superior de Dirección Empresarial) de Alimentos de todo el país, encargadas de la distribución de la canasta familiar normada.

También se centran los esfuerzos en las provincias de Santiago de Cuba y de Matanzas, las cuales todavía no concluyen la distribución de los alimentos,  fundamentalmente esta última que ha presentado atrasos con el arroz y el aceite por demora de la Empresa Mayorista y problemas organizativos del propio territorio en su comercialización.

(Con información de ACN)

No hay comentarios