A estas horas los más de 15 700 espirituanos que tuvieron que guarecerse lejos de sus viviendas —ya fuere en centros de evacuación o en casas de familiares y vecinos— debido a las lluvias que provocó la tormenta subtropical Alberto, están ya en casa.

Los últimos en regresar a sus hogares —lo hicieron el pasado jueves— fueron los pobladores de Mapos, Tunas de Zaza, El Médano y Torrijos, lugares que presentaron una compleja situación a causa de las inundaciones provocadas por las intensas precipitaciones.

Al decir de Mileydi Pelaez García, vicepresidenta de la Comisión de Protección, durante este evento meteorológico se habilitaron en la provincia 28 centros de evacuación, distribuidos en todos los municipios, donde se les garantizaron a los evacuados los servicios necesarios para su permanencia allí.

En cada uno de los territorios se mantuvo la vigilancia a las pertenencias dejadas por las familias protegidas y antes del traslado de las personas a sus hogares se restablecieron las condiciones básicas de sus lugares de origen, lo cual conllevó a realizar —generalmente— desobstrucciones de tuberías y reparaciones de viales o apertura de caminos alternativos.

No hay comentarios