El papa Francisco ha criticado la política de la administración Trump de separar familias en la frontera con México, afirmando que el populismo no es la respuesta a los problemas de inmigración en el mundo.

En declaraciones a Reuters, el Papa dijo que apoyaba las declaraciones recientes de los obispos católicos de Estados Unidos que criticaban la separación de los niños de sus padres por ser «contraria a nuestros valores católicos» e «inmoral».

«No es fácil, pero el populismo no es la solución», dijo Francisco el domingo por la noche.

En una inusual entrevista sobre temas variopintos, el Papa dijo que era optimista sobre las conversaciones que podrían conducir a un acuerdo histórico sobre el nombramiento de obispos en China, y dijo que podría aceptar más dimisiones de obispos por un escándalo de abuso sexual en Chile.

Reflexionando en su residencia en el Vaticano sobre sus cinco años como papa, defendió su liderazgo de la Iglesia Católica contra las críticas de conservadores dentro y fuera de la Iglesia que dicen que su interpretación de las enseñanzas católicas es demasiado progresista.

También dijo que quería designar a más mujeres para los puestos más altos en la administración del Vaticano.

Uno de sus mensajes más destacados se refiere a la política de inmigración de tolerancia cero del presidente Donald Trump, que permite a las autoridades estadounidenses enjuiciar penalmente a todos los inmigrantes atrapados cruzando la frontera mexicana ilegalmente, manteniendo a adultos en la cárcel mientras sus hijos son enviados a centros gubernamentales.

Esta política ha causado protestas en Estados Unidos y ha sido condenada en el extranjero a medida que aparecían vídeos de jóvenes recluidos en recintos con suelo de hormigón y un audio de niños llorando que se volvió viral.

Los obispos católicos de Estados Unidos se han unido a otros líderes religiosos en Estados Unidos para condenar la medida.

«Estoy del lado de la conferencia de los obispos», dijo el papa, refiriéndose a dos declaraciones de obispos de Estados Unidos este mes.

«Que quede claro que, en estas cosas, respeto (la posición de) la conferencia de los obispos».

Los comentarios de Francisco se suman a las presiones sobre Trump por su política en materia de inmigración. El papa encabeza una iglesia que tiene 1.300 millones de miembros en todo el mundo y es la denominación cristiana más grande en Estados Unidos.

El presidente ha defendido enérgicamente las acciones de su administración y culpa a los demócratas de las separaciones familiares.

«Los demócratas son el problema», dijo Trump en Twitter el martes. «No les importa la delincuencia y quieren inmigrantes ilegales».

Las restricciones migratorias en Estados Unidos están en consonancia con la oleada de rechazo en Europa Occidental a la entrada de grandes números de migrantes y solicitantes de asilo. La mayoría escapan de conflictos bélicos y pobreza en Oriente Próximo y África.

El papa dijo que los populistas estaban «creando psicosis» con el tema de la inmigración, incluso cuando las sociedades que envejecían como Europa se enfrentan a «un gran invierno demográfico» y necesitan más inmigrantes.

Sin inmigración, agregó, Europa «se vaciará».(Reuters)

No hay comentarios