En áreas protegidas de la Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna,  de la central  provincia de  Sancti Spíritus,  se fomenta la recreación. Rancho Querete, en Yaguajay, es una de las dos zonas núcleos de la reserva de la biosfera en el centro de país.

El paisaje paradisiaco y sus aguas cristalinas son atrayentes para turistas extranjeros y nacionales. Aquí se practica la recreación y entre los objetivos principales  está ganar en la cultura de protección de los visitantes.

Varios proyectos existen acá para el manejo de la flora y la fauna, entre ellos está la regeneración natural de las plantas y el fomento de viveros en el área.

Rancho Querete, con  sus cuevas y cascadas, invita al visitante a un paseo entre la vegetación que ya en estos momentos se restablece luego de los azotes de fuertes vientos provocados por el huracán Irma, el cual afectó principalmente la zona centro-norte de Cuba.

Entre los  principales turistas foráneos están los procedentes del balneario de Varadero, en Matanzas,  quienes llegan a la zona de Jobo Rosado en la modalidad de zafari, los días jueves de cada  semana.

El arribo de visitantes de las provincias centrales de Ciego de Avila y Villa Clara ya es una tradición en estos parajes donde la naturaleza invita al turismo de aventura, el ecoturismo, senderismo y cabalgatas.

La modalidad de  “turismo de naturaleza” se extiende por toda la provincia de Sancti Spíritus para  admirar los encantos de áreas protegidas como Lomas de Banao, Topes de Collantes, en Trinidad, y Jobo  Rosado, en Yaguajay, pertenecientes a la Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna en el territorio.

No hay comentarios