Autoridades japonesas dan a conocer hoy que el número de muertos producto de las recientes inundaciones y desprendimientos de tierra ha ascendido a 112.

En tanto, otras tres personas se encuentran en estado grave, más de 80 continúan desaparecidas y miles abandonaron sus lugares de residencia.

Solo en la prefectura de Hiroshima, la zona más afectada, 44 personas murieron y, aunque la lluvia cesó, la Agencia Meteorológica de Japón advirtió a la población sobre el peligro de nuevos deslizamientos de tierra.

Las autoridades creen que la cifra total de muertes podría aumentar, dado que aún se desconoce el alcance completo de los daños.

Esta cifra de fallecidos -desde que comenzaron las precipitaciones el jueves pasado- es considerada la mayor ocasionada por grandes tifones o fuertes lluvias en las últimas décadas.

No hay comentarios