Manzanero comenzó con un clásico de 1987, Somos novios, versionado por disímiles artistas como el mexicano Luis Miguel o el italiano Andrea Bocelli. Foto: Prensa Latina.

Un fecundo y vasto repertorio realza la trayectoria del cantautor mexicano Armando Manzanero quien vistió de nostalgia el concierto celebrado en La Habana con recuerdos que volvieron a enamorar a generaciones formadas con sus melodías.

Manzanero comenzó con un clásico de 1987, Somos novios, versionado por disímiles artistas como el mexicano Luis Miguel o el italiano Andrea Bocelli; el cantante y compositor estadounidense Sid Wayne también adaptó este tema en 1970 bajo el título It’s impossible.

Tras la presentación de Manzanero, pasadas las 22:00 hora local, agradeció a Cuba la acogida para con él y su equipo, y destacó el detalle de cómo aprendió a hacer canciones.

Ahora vamos a cantar, pues yo aprendí a hacerlo con Cuba, expresó Manzanero satisfecho por compartir con el público de este archipiélago.

El espectáculo continuó su curso con otro de sus más identificables boleros, Esta tarde vi llover, con el que invitó a los asistentes a interpretarlo y tararear su letra.

Así canta la gente; muy bonito canta Cuba, y muy lindo canta La Habana, entonó el artista, a la vez que bailó a ritmo de la trompeta en vivo, instrumento prevaleciente en algunos solos de la melodía.

Temas como Huele a peligro -recordado por la chilena Miriam Hernández-; voy a apagar la luz; y Contigo aprendí trajeron añoranza y gratos recuerdos al público, el cual coreó junto al célebre visiante armonías que lo mantienen como un pequeño gigante de la canción romántica.

Pese a algunos desperfectos técnicos, esto no impidió que los presentes al concierto único en Cuba vocalizaran, aún en solitario, cuando el artista se detenía, lo cual siempre sucede en un espectáculo en vivo.

El músico cubano Eliades Ochoa y Haila María Mompié interpretaron cada uno un tema del mexicano, quien agradeció el apoyo y la presencia de ambos en el escenario.

También la mexicana Aranza, conocida por cantar el tema principal de la telenovela de su país Mirada de mujer, acompañó a Manzanero como una de las más fieles seguidoras de las composiciones del reconocido artista.

Hace más de 20 años que tengo una amistad y complicidad entrañables con este gran compositor, manifestó Aranza, quien interpretó varios temas del creador.

Al referirse el cantautor a los consejos de su abuela sobre el amor dio paso a una de sus más conocidas melodías, No sé tú, para luego proseguir con Esperaré.

Esperaré muchos años, exclamó, a que me vuelvan a traer otra vez a Cuba.

La composición titulada Mía la disfrutó Manzanero a ritmo suave y algo más movido; con ella bailó para después agradecerle a los presentes lo que implica para él ser partícipe de un evento como este en Cuba.

Con la cadencia de la diva del Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, y otro de los clásicos del mexicano cerró la noche, el tema Adoro sirvió para despedir este, su primer recital en Cuba, aunque con las ansías de volver, según palabras del querido intérprete.

En fotos, el concierto

Haila también acompaño al artista. Foto: Prensa Latina.

Eliades Ochoa junto a Manzanero. Foto: Prensa Latina.

Junto a Omara Portuondo. Foto: Prensa Latina.

No hay comentarios