Por: Alexey Mompeller Lorenzo
Contando cada kilowatt en el período estival y sin detener la producción, la fábrica textil “Carlos Simón” de Cabaiguán garantiza la manufactura de parte del vestuario del personal médico en casi todo el país.

Dado el remate final a unas 25 mil batas mangas largas elaboradas en junio por la entidad para los profesionales del sector egresados recientemente, hoy las puntadas del taller han hilado más de 3 250 prendas femeninas pero de mangas cortas, según precisiones de Jerson Enrique Zerquera Morera, director de esta brigada.

Cerca de 400 unidades diarias se realizan en el centro y una vez lista la producción el Ministerio de Salud Pública destina los surtidos a diferentes provincias cubanas, de acuerdo a las necesidades de cada territorio.

Respecto a las medidas de ahorro energético asumidas en la industria para la actual temporada, el funcionario apuntó, que se administra el servicio en horario de almuerzo, disminuyen el alumbrado en las salas con mayor claridad natural y se utilizan solo los ventiladores necesarios para los operarios.

Durante la primera quincena de agosto las máquinas recesarán las costuras y luego del descanso continuarán futuros compromisos.

No hay comentarios