En una jornada de poca productividad dorada para Cuba, las mujeres volvieron a llevar la voz cantante en la cosecha de preseas de la delegación espirituana en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, de Colombia y este martes se sumaron otras tres medallistas, todas plateadas.

Eglys de La Cruz Farfán logró la segunda medalla cuando obtuvo plata en el rifle de aire a 10 metros, en la modalidad de mixto, junto a Reynier Estopiñán.

La dupla cubana totalizó 488 unidades y escoltó a México que ganó con la pareja de Gabriela Martínez y Edson Ramírez, con tirada de 488.1 puntos y reafirmar a su país como líder del tiro deportivo con seis metales dorados y uno plateado, mientras Cuba tiene 1-4-3

En esta prueba el tercer lugar fue para la pareja salvadoreña con 442.9 rayas.

Antes la espirituana, bronce olímpico en Beijing, había logrado oro en la prueba de rifle de aire a diez metros por equipos en trío con su coterránea Lisbet Hernández y Dianelis Pérez

El otro dúo plateado fue el de las baskebolistas  Yamara Amargo y Marlene Cepeda, quienes se debieron conformar con el subtítulo cuando Cuba cedió ante las locales 67-65 en tiempo extra para así cortar una racha dorada para el baloncesto de la isla desde Panamá 1970.

La selección de la isla se vio perdida sobre el tabloncillo de un repleto coliseo Elías Chegwin, donde las colombianas, apoyadas por su público, arrastraron a las cubanas a su juego rápido y estas cayeron pese a tener mayor palmarés y calidad que sus rivales,

Pese a la derrota, el desempeño de las espirituanas fue meritorio pues Yamara Amargo fue la segunda mejor anotadora con 19 puntos  y Marlene Cepeda, la tercera, diez, además de 24 rebotes.

Ambas lamentaron el descalabro y la posibilidad de retirarse del baloncesto con otro título de campeonas centroamericanas, el tercero en el caso de Amargo y el segundo de Cepeda.

La otra nota discordante de la jornada la volvió a dar el béisbol al caer 2-1 ante Venezuela y casi decirle adiós al título.

No hay comentarios