sancti spiritus, puente zaza, rio zaza, zaza del medio, intensas lluvias en sancti spiritus, vialidad, tormenta subtropical alberto
Estas labores permiten iniciar la fundición in situ de las tres columnas que resultaron derribadas el pasado 28 de mayo. (Foto: Carmen Rodríguez/ Escambray)

Fuerzas de la Empresa Provincial Integral de Mantenimiento de Camagüey concluyeron la extracción de los restos de las columnas colapsadas, mediante la limpieza de los vasos del pedestal, un paso sumamente embarazoso por la complejidad de las faenas

Sumergidos en una suerte de cajón hermetizado que funciona como ínsula en medio de la corriente o apostando a un pedraplén que se ha tragado ya más de 17 800 metros cúbicos de rocoso, los constructores a cargo de la reconstrucción del puente sobre el río Zaza siguen aferrados a la idea de que es posible rehacer el pasadero vehicular sin bajar los niveles de agua embalsada en la mayor represa del país.

Según confirmó a Escambray el ingeniero Miguel Ángel Luna Castro, director provincial de Vialidad, fuerzas de la Empresa Provincial Integral de Mantenimiento de Camagüey concluyeron la extracción de los restos de las columnas colapsadas, mediante la limpieza de los vasos del pedestal, un paso sumamente embarazoso por la complejidad de las faenas.

«No resulta fácil trabajar con el agua al cuello», sostiene Miguel Etcheverry, jefe técnico de la agrupación, para quien lo más difícil no ha sido soportar las vibraciones y el ruido del martillo, sino lidiar con los amasijos de acero y concreto que es preciso demoler para poder levantar lo nuevo.

Estas labores permiten iniciar la fundición in situ de las tres columnas que resultaron derribadas el pasado 28 de mayo, cuando un árbol gigantesco arrastrado por la crecida embistió la sección central del viaducto, enlace imprescindible desde 1984 entre la comunidad y la capital provincial.

De manera simultánea, una cuadrilla de la Empresa de Construcción y Montaje de Sancti Spíritus viene dando los toques finales a un terraplén de 80 metros que se construye desde la margen derecha hasta el centro del río, un vial desde donde se pretende emplazar las grúas que se utilizarán en el montaje de las estructuras.

Los constructores tienen previsto reforzar este camino con material pétreo para minimizar el efecto de la corriente en caso de crecidas ligeras o medianas, pero están conscientes de que no resistiría los embates de un temporal como el provocado por la tormenta subtropical Alberto.

No hay comentarios