Unos 39 muertos y más de 50 heridos fue el saldo que dejó este jueves un ataque de la aviación saudita contra un autobús en el que viajaban estudiantes yemeníes en la noroccidental provincia de Saada.

De acuerdo con el portavoz de la Cruz Roja en Yemen, Adnan Hazam, la mayoría de las víctimas son menores de edad.

El movimiento Ansar Allah (hutí), de ese país, mantiene desde fines de 2014 una guerra contra el Gobierno del presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi, apoyado posteriormente por una alianza militar liderada por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Los hutíes anunciaron el pasado 4 de agosto el derribo de un avión de reconocimiento perteneciente a esa coalición en el distrito al-Maslub, de la también noroccidental gobernación de Jawf.

El aeroplano fue derribado durante el seguimiento de las posiciones militares en el distrito de al-Maslub.

Unas 10 mil personas han muerto en ese conflicto desde 2015, cuando Arabia Saudita y sus aliados se unieron a la lucha del gobierno de Yemen contra los hutíes; más de dos mil 200 de esas víctimas eran niños.

La guerra ha llevado al empobrecido país al borde de la hambruna, y desencadenó lo que según las Naciones Unidas es la peor crisis humanitaria del mundo.

No hay comentarios