La pequeña Ophelia Morgan-Dew se ha convertido en la persona más joven de Gran Bretaña que logra entrar en la sociedad para superdotados Mensa y se encuentra en el primer 0.03 por ciento de la población en términos de poder cerebral

LONDRES,

Ophelia Morgan-Dew es una niña de Reino Unido que logró un puntaje de 171 en un exámen que mide el coeficiente intelectual (CI), su calificación está 11 puntos por arriba de los genios Albert Einstein o Stephen Hawking.

Ophelia es la persona más joven que entra a la sociedad para superdotados Mensa en la que hay figuras prominentes del mundo de la ciencia, las artes y el entretenimiento. Usualmente, las personas que logran calificar para esta asociación tienen un CI de alrededor de 140, según reportaron varios medios locales británicos citados por HispanTV.

Los padres de la menor han asegurado que la chica comprende y asimila todo más rápido, pues ellos afirman que dijo su primera palabra cuando tenía ocho meses, y cuando tenía dos años ya era capaz de repetir el alfabeto de memoria. Subrayan que «es como hablar con alguien de 19 años».

Además de su gran coeficiente intelectual Ophelia es muy activa, siempre le gusta hacer algo y es muy animada. Le encanta jugar con sus primos e ir al parque, relatan sus padres. Ophelia Morgan-Dew es capaz de recordar sucesos que le ocurrieron antes de haber cumplido el año de edad.

La puntuación media obtenida por la población general en cualquier país es de 100, encontrándose la mayoría entre los 85 y los 115 puntos.

La pequeña se ha convertido en la persona más joven de Gran Bretaña que logra entrar en la sociedad para superdotados Mensa y se encuentra en el primer 0.03 por ciento de la población en términos de poder cerebral.

Cuando nuestra hija tenía unos ocho meses, nos dimos cuenta de lo brillante que podía ser, reconoció su madre, Natalie Morgan. Empezó a decir los colores, las letras y los números muy pronto, en comparación con la mayoría de los niños, agregó.

Sin embargo, no fue hasta que la pequeña comenzó la guardería cuando los progenitores fueron conscientes de la situación. En ese momento, Natalie y su pareja, Ben Dew, decidieron llevar a Ophelia a un psicólogo especializado en niños superdotados.

No hay comentarios