La provincia de Sancti Spíritus comenzó septiembre con una tasa de mortalidad infantil en menores de un año de 3,2 por cada milnacidos vivos, cifra que, aunque es mayor que la alcanzada en igual fecha del 2017, está por debajo la media nacional.

La doctora Lilia Ulloa, Asesora del Programa Materno Infantil en la central provincia cubana, informó que en los ocho primeros meses del año se registraron unos 2 790 nacimientos y nueve defunciones, de las cuales cinco corresponden al municipio de Trinidad.

Según Ulloa, los municipios de Jatibonico, La Sierpe y Fomento mantienen en cero la mortalidad infantil, y en toda la provincia el  índice de bajo peso al nacer es de 4,4%, cifra congruente con los propósitos del Programa Materno Infantil.

Con el fin de mantener una baja tasa de mortalidad, como ha ocurrido en los últimos años, en la provincia se refuerzan las medidas dirigidas a lacaptación precoz de las embarazadas, se prioriza el seguimiento a las gestantes con factores de riesgo, y cada uno de esos casos es valorado por un equipo multidisciplinario.

Este año se brindaron cursos de capacitación a los médicos y enfermeras de la familia, y a los especialistas que integran los Grupos Básicos de Trabajo, además de que todo el personal vinculado al Programa Materno – Infantil recibió, actualizado, el manual con los protocolos de actuación en los niveles de atención primaria y secundaria.

Sancti Spíritus alcanzó el pasado año una tasa de mortalidad infantil de 2 por mil nacidos vivos, la más baja del país y de la historia de la provincia.

No hay comentarios