La obra de diseño ambientalista le imprime un sello distintivo a la heladería espirituana

Con más estética y colorido se presenta al público la fuente situada en el Coppelia de la ciudad cabecera espirituana, la cual forma parte del diseño ambientalista de la heladería y fue objeto de cuestionamientos por presentar fallas constructivas a los pocos días de su reapertura.

 En diálogo con Escambray Vladimir Osés Torres, uno de los proyectistas que intervino en la reparación capital ejecutada a la unidad gastronómica hace cerca de dos años, explicó que el proceso reconstructivo del estanque incluyó el levantamiento de todo el enchape de piedras y la fundición in situ de un vaso de hormigón armado.

Desde el corazón del lomerío trinitario, en la zona de Pitajones, se trasladaron las nuevas piedras que se utilizaron en el revestimiento de la fuente, las cuales presentan una coloración y características adecuadas para este tipo de obra. También se repararon el sistema hidráulico y las luminarias.

“Mostramos una fuente más acabada y bella —dice Osés—, con una cortina de agua de fondo, compuesta por piedra caliza, que muestra una colección de plantas acuáticas y epífitas aportadas por el Jardín Botánico, además del toque distintivo de los artistas de la plástica Raúl Valle y Reinaldo Garrido, acciones que se pudieron materializar también gracias a la intervención de los talleres Forjaluz y EvaCuba del Fondo Cubano de Bienes Culturales y por el apoyo de los trabajadores de la propia heladería”.

Compartir
Periódico de Sancti Spíritus.

No hay comentarios

Dejar respuesta