Como parte del desarrollo hace unas jornadas de la III Jornada Científica Internacional del Centro de Estudios de Ciencias de la Educación Raúl Ferrer (CECESS), y de la confluencia en la villa espirituana de la Red de Estudios sobre la Educación (REDD), eventos ambos en el que confluyeron destacados pedagogos cubanos e internacionales, la página digital de la televisión espirituana tuvo el placer de conversar con la profesora Patricia Medina*, pedagoga peruana encargada por la Red Educativa Mundial de la coordinación de los encuentros de la REED, momento de análisis del estado de la pedagogía de nuestros países y la importancia de este tipo de alianzas académicas entre las naciones de la región.

El acto de impartir una clase, la pedagogía en sí, forma parte de las costumbres humanas desde tiempos inmemoriales. ¿Cómo contribuye este encuentro entre pedagogos de culturas y contextos diferentes hacia la mejor impartición, comprensión y calidad de la clase universitaria?

Aquí la convergencia es total. Cada pedagogo acude con una línea formativa y de investigación que desea con ansias mostrar a la comunidad pedagógica, y al mismo tiempo quiere llevarse posibles soluciones a contextos educativos específicos de sus países al nutrirse de los proyectos de sus colegas.

La confluencia entre proyectos de investigación de pedagogos de contextos y situaciones distintas deriva en este tipo de encuentros por lo general en oportunidades como las comunidades de práctica, competencias en investigación, o innovaciones pedagógicas basadas en teorías del aprendizaje adaptadas a las diferentes carreras.

Entonces allí está la contribución: cuando como pedagogo eres capaz de adaptar a tu línea formativa los resultados de una investigación de una universidad peruana, ecuatoriana o mexicana, es decir, de un centro de altos estudios distinto al tuyo y con dinámicas propias, y asíal mismo tiempo estas elevando la calidad de tu clase y potenciando la comprensión de los conocimientos científicos que impartes.

¿Puede contribuir la globalización de la ciencia pedagógica a desarrollar los sistemas educativos universitarios de nuestros países?

De hecho, no hay otra manera de acelerar el desarrollo de la especie, en cualquier campo, que no sea la globalización sana y la interculturalidad. Aprenden de ti y aprendes del otro, lo que deriva en adelantos, innovaciones, contribuciones a tu línea de desarrollo, etc. Los objetivos de desarrollo sostenible, en la búsqueda de un proyecto ético de vida, están hablando ahora mismo de la potenciación entre el impacto entre culturas y contextos distintos para que cada uno beba del otro, respetando por supuesto las virtudes de las culturas menos visualizadas por los medios de comunicación para evitar absorciones o extinciones.

Todo esto se puede catapultar a las ciencias de la educación. Nuestros países poseen sistemas de educación universitaria específicos, alumnos diferentes, profesores distintos y características socioeconómicos de nuestros países también muy diversas. Cuando toda esa materia riquísima la hacemos impactar y tú, a través de los resultados de un proyecto de investigación me estás contando cómo es la ciencia de la clase en Uruguay, Cuba y Perú, estás contribuyendo de manera inmejorable a la potenciación de la pedagogía universitaria en cada uno de esos contextos.

¿Este tipo de encuentros ayuda a encontrar líneas de investigación comunes, o se insiste más en el desarrollo de los más variados proyectos individuales?

La investigación debe ser un espacio de apertura, innovación e ideales individuales que motiven al investigador a encontrar respuestas que previamente no hayan sido del todo contestadas. Dado así, aunque por supuesto nos interesa muchísimo como red de pedagogos a nivel regional y continental la confluencia de proyectos en los más disímiles campos de las ciencias de la educación, queremos hacer una convocatoria a líneas de investigación comunes que nos permitan hacer un estado general de las ciencias pedagógicas en nuestros países, así como el establecimiento de una línea conceptual en determinada categoría para converger todos en proyectos que tributen en ese sentido y observar entonces como serían de diversas las respuestas de nuestros contextos educativos heterogéneos.

¿Cuál es la experiencia saludable que te ha dejado ser la gestora de una red educativa internacional?

Hace poco ocurrió la Conferencia Regional de Educación Superior (CRES). Allí quedó claro la moraleja que quizás ha acompañado la actitud de algunos de nuestros países durante los últimos años: la unión y asistencia mutua es la llave para mejorar nuestra prestancia como pedagogos y la calidad de las carreras universitarias.

Y no sólo en la intención de formar redes para buscar respuestas en líneas de especialización en la educación superior, sino en brindar soluciones desde la investigación para formar ciudadanos que estén preparados para afrontar el desarrollo, porque el subdesarrollo dejará de ser la realidad de nuestros países en tanto una mejor calidad de la educación superior garantice graduados garantes de encaminar a nuestros países hacia el desarrollo.

*Medina es Doctora en Ciencias, profesora de la Universidad Antonio Ruiz en Lima y coordinadora por la parte internacional de la Red Educativa Mundial con sede en esa ciudad.

No hay comentarios

Dejar respuesta