La Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro, con gran tradición en la producción arrocera y la ceba de toros, apuesta también por la ganadería menor, actividad que durante los tres últimos años ha tenido un notable impulso en esa entidad, ubicada en el municipio de La Sierpe, en la provincia de Sancti Spíritus.

Allí se fomenta la cría de ovinos, caprinos y conejos, para lo cual fue necesario, primero, construir instalaciones y adquirir animales de alto valor genético.
“Creamos los patios de reproducción de razas puras y los centros multiplicadores, se está trabajando en centros de desarrollo y tenemos las instalaciones de la ceba final”, precisa Oslando Linares, director de la Empresa Sur del Jíbaro.

De acuerdo con el directivo, la entidad fue incrementando paulatinamente su masa yhoy cuenta con unas 8 000 cabezas de ganado ovino-caprino y más de 3 000 conejos.
Para mantener y seguir aumentando el número de animales se ha dado prioridad a la siembra de plantas proteicas y otras especies en cada una de las unidades.

“Sembramos caña, morera,titonia, kinggrass y moringa, pero al tener un considerable número de animales también recibimos alimento deuna gran finca que posee nuestra empresa para suministrar plantas proteicas y forrajeras a las unidades cercanas”, explica Vladislady Pérez, trabajador la unidad dedicada a la ceba de ovinos en tarima.

Este año la Empresa Sur del Jíbaro debe aportar alrededor de 100 toneladas de carne de ovinos, caprinos y conejos, 40 toneladas más que las producidas en 2016, año en que la directiva de la entidad decidió darle un mayor impulso a la ganadería menor.

“Nos encontramos haciendo un ensayo en dos unidades nuestras con la hembra pelibuey bermeja y el semental sulfo, con el objetivo de lograr mayor producción de carne en el menor tiempo posible, es decir, buscamos más eficiencia a partir del sacrificio de la hembra y del macho”, refiere José Luis García, director de Ganadería de la Empresa Sur del Jíbaro.

Las producciones de la entidad se destinan a la Empresa de Ganado Menor (que luego comercializa las carnes), a las instalaciones turísticas, a la venta a la población (principalmente en ferias) y al autoconsumo de los trabajadores de la propia Empresa Sur del Jíbaro.

“La ganadería menor es una actividad que genera empleos y favorece la rentabilidad de nuestras unidades” –apunta Oslando Linares, quien informo que su empresa proyecta continuar creando centros de desarrollo de hembras y machos, y construir más instalaciones.

El impulso a la ganadería menor (ovinos, caprinos, conejos, aves y cerdos), reafirma la vocación diversificadora de la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro y contribuye a los esfuerzos del país por aumentar, de forma sostenible, la producción de proteína animal.

No hay comentarios

Dejar respuesta