Por primera vez la apicultura espirituana centra su trabajo en producciones ecológicas. El proceso de más de un año de trabajo está acreditado por la Unión Europea quienes certifican la explotación basada en procederes saludables con el medio ambiente.

La apicultura contribuye a la protección del medio ambiente y a la producción agroforestal mediante la acción polinizadora de las abejas. Cuando esta actividad se dedica a la producción ecológica vincula tanto las características del tratamiento de las colmenas como con la calidad del entorno.
La calidad supone un valor añadido a la producción y con mayores ingresos.

En el mundo se plantean hoy producciones compatibles con el medio ambiente y Cuba se implica en ello. Dada a la creciente sensibilización social hacia temas medioambientales llega la miel ecológica a Sancti Spíritus como una práctica que crece y se perfecciona.

No hay comentarios

Dejar respuesta