Reineri Andreu quedó a las puertas de las medallas en su primer campeonato mundial de mayores. El talentoso luchador de solo veinte años finalizó quinto en el certamen escenificado en Budapest.

 

En la capital rumana el jatiboniquense de los 57 kilos del estilo libre inició con éxito sobre Otari Gogava de Georgia por 2-1.

 

En la siguiente salida aventajó 4-2 a Sung Guon Kim de Corea del Sur; sin embargo en cuartos de final cedió 6-0 ante el ruso Zavur Uguev, medallista de oro a la postre.

 

Esa derrota mandó al espirituano a la repesca en la que dominó 6-3 a Mirhan Jaburyan de Armenia. El triunfo le permitió discutir el bronce contra el titular universal del 2017, el japonés Yuki Takahashi, quién se colgó el metal, al imponerse 5-4.

 

Para Andreu el estreno en competencias de este tipo se puede valorar de muy positivo, toda vez que los dos tropiezos fueron ante figuras que terminaron en el podio.

 

En este año el espirituano se coronó en el torneo centroamericano y del Caribe en marzo, finalizó cuarto en la Copa del Mundo por equipos en Estados Unidos en abril y en mayo se llevó el oro en el campeonato panamericano de Lima y la Copa del Mundo de eventos múltiples “Vencer las calles” en Nueva York.

 

Otro desempeño de lujo alcanzó en julio, al erigirse campeón en los juegos de Barranquilla.

 

La próxima prueba será el mundial sub-23 en noviembre en Bucarest.

 

A dos años de los juegos olímpicos Reineri Andreu va por buen camino.

No hay comentarios

Dejar respuesta