ESCRITO POR: Laura Liset Valdés.

Dominar otras lenguas además del español, representa la meta para quienes matriculan en la Escuela de Idiomas. Con más de un centenar de estudiantes inscritos, un reducido claustro de profesores responde a las demandas cognoscitivas para los distintos niveles de enseñanza. Inglés, portugués y alemán figuran entre los idiomas a matricular este curso según Hortensia Pérez, directora de la escuela.
Los alumnos reciben base material de estudio especializada por cada semestre al igual que lápices y libretas. Las frecuencias de clases se dividen en los horarios de seis y treinta a ocho de la noche, y otro turno desde esta hora y hasta las nueve y treinta p.m., de lunes a jueves. Para matricular existe como requisito indispensable, tener más de 18 años. Las clases para niños y adolescentes están previstas los viernes.
La mayoría de los matriculados llegan por vez primera a la escuela, otros como Aliandys, estudiante de medicina, ya acumulan varios cursos e idiomas. Él asegura que en el siglo XXI se debe considerar primitiva a la persona que no domine otra lengua además de la suya. En este momento cursa el tercer nivel de portugués y ya está pensando en seguir con el alemán.
El aprender otras lenguas es conocimiento que siempre se agradece. Lograr mayor idoneidad en el trabajo, alcanzar un pase de nivel o entender la letra de tu canción preferida está solo a un paso, la escuela de idiomas abre esas puertas.

No hay comentarios

Dejar respuesta