Foto: Centrovision

Localizada en el centro de Cuba, Sancti Spíritus es una ciudad que se resiste a envejecer a pesar de sus más de 500 años de historia. Cada día representa un nuevo punto de partida para el trabajo de sus hijos en función de una urbe más bella, más atractiva, más espirituana.

En los últimos tiempos, a la cuarta villa fundada en Cuba le nacieron nuevos espacios, como La Esquina, perteneciente a la cadena de tiendas Panamericana, o mercados de la cadena ideal con ofertas más variadas y asequibles al bolsillo de los clientes, centros para el beneficio de todos y todas, incluso de aquellos por nacer.

Así lo confirma la joven Lisset Rodríguez, con siete meses de embarazo, quien confía en que su bebé encontrará una ciudad más linda, con mayor cantidad de espacios gastronómicos y recreativos.

El corazón de la ciudad late junto al parque que honra en su nombre a Serafín, y al bulevar de la urbe. Aquí cada brochazo de pintura o el cuidado por la limpieza contribuyen a mantener la imagen de la centenaria villa. Degustar un buen café o transitar sus espacios hasta llegar a la emblemática Iglesia Mayor, permite a lugareños y visitantes nacionales o extranjeros, disfrutar de Sancti Spíritus.

Bien lo conoce Rafael Hernández, quien con sus flores ha regalado muchas alegrías, y asegura: “Llevo muchos años vendiendo flores por esta zona del parque, y cada vez veo la ciudad más atractiva, más confortable y recomiendo a quien no la conoce que venga, para que descubra mi Sancti Spíritus”.

La noche seduce en la ciudad. El paseo frente a la sede central de la Universidad “José Martí” y los cambios en el espacio recreativo La Discocentro en el Consejo Popular Los Olivos regalan una vista renovada.

También el Mural de la Patria, inaugurado en la intersección de la Carretera Central con la Avenida de los Mártires, que recoge la frase de Fidel Castro al pueblo espirituano cuando llegó a la urbe el seis de enero de 1959 en la Caravana de la Libertad y sentenció que “si las ciudades valen por lo que valen sus hijos, Sancti Spíritus no podía ser una ciudad más”.

También han crecido las zonas wifi, hasta llegar a 31 en todo Sancti Spíritus.Y así sucede en los ocho municipios de una provincia que se reinventa con el esfuerzo de su gente, donde la cubanía crece alta como las palmas, y nunca es suficiente el trabajo para garantizar un mejor futuro para un pueblo que no olvida sus raíces.

No hay comentarios

Dejar respuesta