Foto: Centrovision

Del año 2012 a la fecha cerca de 1300 familias del municipio de Sancti Spíritus se han beneficiado con el programa de subsidios a las viviendas, tanto para reparaciones parciales como para la construcción total de sus hogares, en especial los damnificados por eventos hidrometeorológicos extremos como ciclones o intensas lluvias.

Tal es el caso de Onidia González López, quien vivía en una zona rural intrincada, y perdió su vivienda tras el paso del Huracán Irma en septiembre del 2017.

“Cuando vi mi casa en el suelo pensé que el mundo se me venía encima, pero enseguida el gobierno evaluó mi caso, me abrieron el expediente del subsidio y comenzó la construcción de mi casa, y ya ves, estoy enamorada de ella, muy agradecida y feliz junto a mi familia”, nos confesó emocionada tras una visita sorpresa a su nuevo hogar.

Solo este año, el Consejo de la Administración Municipal de Sancti Spíritus ha distribuido más de millón y medio de pesos entre 22 subsidiados, con prioridad para los derrumbes totales causados por Irma y la tormenta subtropical Alberto el pasado mes de mayo.

Según Claudio Rodríguez Amador, quien funge como vicepresidente en funciones de las construcciones en el Consejo de la Administración Municipal (CAM) de Sancti Spíritus, “también se valoran los casos de fosas en mal estado constructivo con vertimientos, casos sociales críticos, derrumbes puntuales y priorizamos además madres con más de dos hijos que presentan dificultades infraestructurales en sus casas”.

Las principales dificultades en la ejecución de los subsidios se concentran en el encarecimiento de la mano de obra que en ocasiones excede el dinero destinado a ese fin, y el costo de la transportación de materiales.

Junto a ello está la escasez de algunos recursos en los tiendas de venta de materiales de la construcción, como las redes hidráulicas y elementos sanitarios, pero la falta mayor se concentra en las puertas y ventanas.

Ciro Javier Molina Cintra, Director municipal de Comercio, informó que “todos los subsidiados han recibido los recursos necesarios, excepto los elementos de carpintería, por el déficit de los proveedores y productores nacionales que no han cumplido la entrega a los almacenes Universales, y al parecer no van a cumplir en lo que queda de año”.
Según la propia fuente, el resto de los materiales ha contado con estabilidad. “Tenemos cemento, el acero, los áridos garantizados, y las cubiertas, ya sean de viguetas y tabletas fundidas o de las planchas de zinc importadas”.

Durante la investigación para este reportaje, encontramos a varios clientes adquiriendo los materiales o elementos necesarios para la ejecución de sus subsidios. Así ocurrió en la Tienda número dos para la venta de materiales de la construcción, donde Ania Pineda Borges adquirió tuberías plásticas y cerámica para el enchape del baño en su hogar, subsidiado para una rehabilitación integral.

“Mi subsidio comenzó en el 2017 y hasta ahora no he tenido problema para encontrar los materiales necesarios, no he tenido que esperar para adquirir algunos como el cemento, las cabillas o los muebles sanitarios.”

Este año, de los 790 casos presentados en la convocatoria de la vivienda para abrir sus expedientes en el municipio espirituanmo, se priorizaron 34 para su evaluación, de los que 27 resultaron aprobado. Ya cuentan con su contrato e iniciaron la fase de proyectos para habilitar su licencia de construcción.

Claudio Rodríguez Amador informó que “el territorio ya cuenta con un nuevo financiamiento de tres millones de pesos, y el CAM trabaja en la evaluación de nuevos expedientes para aprobar nuevos subsidios y contribuir a la solución de los problemas habitacionales de esas familias beneficiadas”.

Unas 300 obras subsidiadas se encuentran en ejecución en el municipio espirituano, a las que se sumarán los casos que se aprueben de acuerdo a su necesidad y a las posibilidades económicas del territorio para financiar un programa que ha regalado a muchas familias, como la de Onidia González, una casa nueva.

No hay comentarios

Dejar respuesta