En ese propósito el Jefe guerrillero encontró comprensión y apoyo en los destacamentos del Directorio Revolucionario 13 de Marzo y del Movimiento 26 de Julio asentados en esa región montañosa del centro del país.

Esa unidad estratégica tuvo sus antecedentes desde agosto de 1956 con la Carta de México, histórico documento firmado en la capital azteca por Fidel Castro, líder del Movimiento 26 de Julio, y José Antonio Echeverría, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria de Cuba.

El texto suscrito abrió un amplio espíritu de colaboración en la lucha común para derribar a la sangrienta dictadura de Fulgencio Batista, lo que se hizo patente durante la insurrección en ciudades y montañas, incluido el ataque al Palacio Presidencial para ajusticiar al tirano, audaz acción que dio origen después al Directorio Revolucionario 13 de Marzo, organizado por el movimiento estudiantil.

Desde el 13 de febrero de 1958 se abrió en el Escambray el frente guerrillero del Directorio Revolucionario 13 de Marzo por integrantes de una expedición armada que había desembarcado por Nuevitas, en el norte de la vecina provincia de Camaguey, comandada por Faure Chomón Mediavilla.

Después de la llegada del Che y su tropa invasora a la cordillera central de Cuba se van consolidando las posiciones revolucionarias, con la participación de los combatientes del Directorio y del 26 de Julio, que unieron en la práctica sus esfuerzos guerrilleros en ataques a cuarteles de la tiranía en diversas localidades y otras acciones.

Pero la misión unitaria del Comandante Guevara tuvo que enfrentar y vencer la actitud hostil, prepotente y traidora de los jefes del llamado Segundo Frente Nacional del Escambray, que en definitiva fueron definiéndose, antes y después del triunfo de la Revolución, como agentes mercenarios al servicio de la CIA de Estados Unidos.

En definitiva, el Che logró la cohesión de los destacamentos revolucionarios en la región, de acuerdo con las órdenes del Comandante en Jefe Fidel Castro, quien lo designó como jefe de todas las unidades rebeldes en las zonas rurales y urbanas de la provincia de Las Villas. Es decir, el Jefe de lo que se llamó el Frente de Las Villas.

Así, esa demostración unitaria práctica y política tuvo su maxima expresión en un documento que pasó a la historia como el Pacto de El Pedrero, suscrito en ese lugar, a pocos kilómetros del poblado de Fomento, por el Movimiento 26 de Julio y el Directorio Revolucionario 13 de Marzo, el primero de diciembre de 1958. Varios días después se sumó también el Partido Socialista Popular.

El relevante acontecimiento coincidió con el enfrentamiento a una ofensiva de las fuerzas batistianas, que había comenzado el 27 de noviembre con ataques aéreos, cuyo objetivo principal era precisamente El Pedrero, por su cercanía en esos momentos a la Comandancia del Frente Guerrillero, en la zona conocida por Manaca Ranzola.

Varios días después fue derrotado el enemigo, a pesar de su superioridad numérica y de armamento ligero y pesado. El genio militar del Comandante Ernesto Che Guevara y el valor personal que lo caracterizaba a él y sus combatientes se impuso a las fuerzas atacantes, que sufrieron pérdidas significativas en hombres y medios de combate.

El Comandante Faure Chomón, jefe del destacamento guerrillero del Directorio Revolucionario 13 de Marzo, recuerda en un artículo titulado Cuando el Che llegó al Escambray, en la edición digital de la revista Cuba Socialista, que aquel rechazo al ataque enemigo fue un bautismo de fuego para el Pacto de El Pedrero, testimonio histórico de la unión de aquellos combatientes.

Todas las tropas revolucionarias unidas protagonizaron aquella victoria y así continuaron en la contundente campaña liberadora durante el último mes del año, que también fue el final de la dictadura batistiana, derrotada por un pueblo insurrecto, encabezado por su vanguardia de entonces, el Ejército Rebelde.

La cohesión revolucionaria lograda por el Comandante Ernesto Che Guevara fue la génesis del histórico Pacto de El Pedrero, cuyo texto terminaba con un principio inviolable para la victoria: UNIR ES LA PALABRA DE ORDEN.

No hay comentarios

Dejar respuesta