Foto: Cubasi

‘Hoy recordamos los hechos del 30 de noviembre de 1956 cuando el pueblo de Santiago (de Cuba) salió a las calles, uniformados de verde olivo, con arma en mano contra la dictadura de Fulgencio Batista en apoyo al desembarco del Granma’, escribió en su cuenta de la red social Twitter.

Ese día, jóvenes del Movimiento 26 de julio realizaron bajo la coordinación de Frank País acciones armadas con el objetivo de garantizar la llegada segura del yate, que dirigidos por Fidel Castro debía traer desde México a 82 revolucionarios.

La población de Santiago de Cuba ayudó a los insurrectos de muchas maneras, desde facilitando escondites hasta en la atención a los heridos y la información sobre las actividades de las fuerzas militares.

Aunque la ciudad se paralizó completamente y el Ejército y la Policía de la dictadura tuvieron que movilizarse ante el alzamiento, las inclemencias del tiempo impidieron la llegada del Granma, la cual se produjo el 2 de diciembre.

No hay comentarios

Dejar respuesta