Foto: Radio cadenahabana

Personalidades de la cultura cubana como Chucho Valdés, Leo Brouwer, Omara Portuondo, Pancho Céspedes, Formell y los Van Van, Edesio Alejandro, Adalberto Álvarez, Cesar Pupi Pedroso y Benny Moré serán recreados en una serie de dibujos animados que a inicios del 2019 realizará el Instituto Latino de la Música (ILM).

La secuencia llamada ILM Kids comenzará con la serie Tito Reacciona, un niño youtuber como cualquier otro, que le gusta jugar, divertirse; sin embargo, es fanático de la música de las generaciones de sus padres y abuelos. Comparte con sus amigos quiénes han sido los mejores artistas latinos desde 1921, fecha en que surge el Instituto.

La serie surge a propuesta de Daniel Martín Subiaut, presidente de la institución, para trasladar al lenguaje audiovisual infantil lo más valioso del último siglo de la cultura iberoamericana. El director aclara que a pesar de que la duración es mínima tiene un valor cultural importante. “Es la primera vez que se va hacer una serie de animados acerca de la cultura latinoamericana”.

Asimismo, el directivo declara sus intenciones de ofrecerle la serie a la Televisión Cubana para que sea proyectada en la Isla.

ILM Kids está diseñada para varias temporadas de 12 capítulos de aproximadamente un minuto; cada episodio dedicado a una figura cimera de la cultura latina, pensado con el objetivo de trasmitir a las nuevas generaciones el pasado y presente de lo que más vale y brilla de la música en la región.

Cualquier niño latino se puede ver reflejado en Tito, quien, mediante una locución sencilla, diáfana, coherente y con picardías típicas de la edad, hace una breve introducción en cada capítulo de quien es el músico con el que compartirá aventuras. Además, se podrá escuchar en todos los episodios un fragmento de la canción más popular o la que haya marcado un hito en la vida de ese intérprete.

Tito llegará a cada pantalla para trasmitir a los niños lo mejor y más tradicional de la música latina, con un lenguaje dinámico, sencillo y oportuno que logre enamorar a los pequeños; un primer paso para preservar desde la infancia el patrimonio sonoro de América Latina.

No hay comentarios

Dejar respuesta