“Hay que estar sordos” para “no escuchar la cólera” de los franceses, dijo el primer ministro Edouard Philippe. | Foto: EFE

Este martes, el primer ministro de Francia, Édouard Philippe anunció la suspensión, por seis meses, al impuesto sobre al gas. Asimismo, comunicó que el Gobierno congelará los precios de la luz y la electricidad durante el invierno.

Esto, ante el auge sostenido de las protestas realizadas por la población francesa agrupadas en el movimiento de los llamados chalecos amarillos.

“Suspendo por seis meses la aplicación de estas medidas fiscales. (…) Ningún impuesto merece poner en peligro la unidad de la Nación”, dijo Philippe en una declaración televisada.

“Hay que estar sordos” para “no escuchar la cólera” de los franceses, agregó. En un principio, tanto él como Macron se habían mostrado renuentes a suspender el alza.

Las nuevas medidas fueron decididas en una reunión entre el presidente francés, Emmanuel Macron, con los diputados de La República en Marcha (LREM), el partido oficialista.

Desde el inicio de las protestas en Francia, el 17 de noviembre, ya se registran cuatro muertos -en circunstancias accidentales- y centenas de heridos, tras desatarse la represión de la policía del Estado.

Según recientes estudios de opinión, el 72 por ciento de los franceses sigue apoyando a los chalecos amarillos, que ampliaron sus reivindicaciones a un aumento de los salarios y pensiones, además de una mayor justicia fiscal.

No hay comentarios

Dejar respuesta