Foto: Cubadebate

Ahorita tendremos a todo el Consejo de Ministros de Cuba en Twitter. Desde que asumió sus responsabilidades, el nuevo Presidente exhortó a andar y “ganar” las calles de la isla, a no temerles a las cámaras y los micrófonos, a hablar y escuchar, a explicar, preguntar y prestar absoluta atención a la gente, porque necesita construir el país desde la dirección colectiva, participativa y multidireccional.
Infografía: Edilberto Carmona / Cubadebate

Sin olvidar que “es más importante una esquina conquistada que un tweet”, Díaz-Canel —a fuerza de ejemplo— también retó a los ministros a adentrarse en el pequeño ecosistema digital cubano y al ejercicio de la política 2.0. Y no pocos ya tuitean.

Aún andan tratando de entender la lógica de Twitter, donde conviven usuarios reales y virtuales: conciudadanos avezados en las nuevas tecnologías —adaptados a interactuar y reclamar—, seguidores que habitan más allá de las fronteras nacionales o nativos digitales llenos de odio, prestos a ofender desde el primer y hasta el último carácter.
Convencidos de que en pleno siglo XXI no se puede dirigir al margen de las TICs, tuit a tuit van abriendo un canal de comunicación en tiempo real, que si bien no va a sustituir el diálogo cara a cara con el pueblo, puede ayudar muchísimo a consolidar su función de gobierno.

Los más “avezados” informan su agenda del día, tuitean en vivo, incluyen una foto, un hashtag e interactúan con quienes los mencionan. Necesitamos usuarios auténticos que revolucionen el microblogging con tuits críticos sobre su rutina diaria, para conocer cómo piensan, que compartan datos, planes, capitalicen inquietudes y respondan reclamos para fortalecer su reputación digital.

Al medir estadísticamente sus primeros pasos en esta red social, comprobamos que son los mismos ministros quienes generan la mayoría de sus tuits desde dispositivos móviles, lo cual apuntala su credibilidad y facilita la relación directa entre el gobierno y la comunidad cubana conectada, dentro y fuera de la nación.

Si bien Cuba tiene un bajo índice de penetración del acceso a Internet (40%), por razones obvias, el acceso de sus ciudadanos a las redes sociales crece copiosamente (4.4 millones de usuarios activos en redes sociales), gracias a los puntos Wifi, al Nauta Hogar o las salas de navegación que se multiplican en el territorio nacional.

Asimismo, la inminente implementación de la conexión por datos móviles irá asomando a millones de cubanos más a las redes sociales como ventana de comunicación al mundo.

“La internet parece inventada para nosotros”, decía Fidel, y condujo al país a apostar por su uso social y masivo, a dominarla desde el conocimiento para hacer diez mil veces más que quienes tienen el poder sobre unas redes cada día más alejadas de la neutralidad que aparentan.

En este micromundo toca navegar, a ministros y seguidores, en un espacio donde todos somos usuarios, del uso inteligente que hagamos de él será Twitter una herramienta efectiva o no para un gobierno 2.0 incluyente y participativo.

No hay comentarios

Dejar respuesta