Iván Giroud recibe el premio especial “Platino” en nombre del Festival. Foto: Ariel Ley Royero/ ACN.

Cuando Gracias a la vida, de Violeta Parra, marca el comienzo de la inauguración del 40 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano (FINCL), existe un sentimiento casi embriagador de que este será un evento aun mejor, porque si a algo ha enseñado a su público el Festival es a no conformarse y ser cada vez más transgresores a tono con los filmes de un cine renovador, hecho en América Latina, con nuevas formas de hacer pero con la misma máxima que los fundadores de antaño: la defensa de un cine que cuenta la historia de sus gentes y se aleja del arquetipo mercantilista de poderosas industrias.

Precisamente, en la noche de este 6 de diciembre quedó inaugurada la cita de lo más relevante del séptimo arte en la región. La interpretación de Haydée Milanés de canciones emblemáticas de la cultura “nuestramericana” inició, a sala llena, la gala celebrada en el teatro Karl Marx.

Otros gratos momentos llegaron. Los premios “Platino” del Cine Iberoamericano, con su Presidente al frente, entregaron un Premio Platino Especial al FINCL, como reconocimiento a la destacada labor y difusión del Cine de Latinoamérica durante estos 40 años, bajo la guía de aquellos que dieron todo por el desarrollo de un evento de esta magnitud, nómbrese a Alfredo Guevara, Julio García Espinosa, Pastor Vega y la continuidad reflejada ahora, en el presidente actual, Iván Giroud.

Asimismo, el FINCL otorgó un Premio Especial de Honor al Instituto Sundance y a la productora mexicana Bertha Navarro, por el mérito a la labor de una vida destinada a la creación cinematográfica.

El Instituto Sundance fundado en 1981 por el actor y realizador norteamericano Robert Redford, tiene como meta fundamental propiciar un espacio para la creación de artistas independientes de todas las manifestaciones y que además, no ha dejado de apoyar desde hace 30 años al Festival de La Habana, que ha sido gran beneficiaria de las acciones del Sundance.

Robert Redford, amigo entrañable del Festival, como se ha descrito a sí mismo en reiteradas ocasiones, envió un video especial para la inauguración, en el cual no solo transmitió el agradecimiento de quienes intervienen en el desarrollo del instituto que preside, sino también rememoró a uno de los grandes del cine cubano, el creador Tomás Gutiérrez Alea a quien está, más que merecido, dedicado el 40 Festival.

Como motivo de orgullo e inspiración para nuestras cinematografías, así fue presentado el Coral de Honor entregado a Bertha Navarro, productora de aclamados filmes como el Laberinto del Fauno, El Espinazo del Diablo, Cronos, y otros tantos.

Navarro recordó en su discurso su estancia en los años 70 en Cuba, relacionada con el ICAIC y el Festival del cual se refirió como el evento que ha unido a todos los realizadores latinoamericanos. “Es aquí donde empezamos a reunirnos, a conocernos, ver nuestras realidades y nuestras historias. Como persona, me ha enriquecido sentirme y saberme latinoamericana”, expresó.

No faltó la mención a quien fue el Director de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Fernando Birri, una de las figuras más emblemáticas del Nuevo Cine Latinoamericano, fallecido en Roma hace un año y al que la Escuela le rendirá homenaje durante la gran fiesta del Cine en La Habana.

El Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano llegó a sus 40, y como bien han querido sus organizadores reflejar, llegan con una vista de 20/20, renovadora y fresca. De esta forma lo hizo sentir Iván Giroud en sus palabras, minutos antes de que fuera proyectada la primera pantalla del Festival con el documental, El Pepe, una vida suprema sobre el expresidente uruguayo José Mujica, dirigido por el reconocido cineasta serbio Emir Kusturica.

Iván Giroud y Bertha Navarro. Foto: Foto: Ariel Ley Royero/ ACN.

Haydée Milanés ofreció un pequeño concierto en la gala inaugural. Foto: Ariel Ley Royero/ ACN.

No hay comentarios

Dejar respuesta