La denominada “Objeción a Conciencia” fue aprobada con ocho votos a favor por dos en contra en el Tribunal Constitucional.

El Tribunal Constitucional de Chile (TC) autorizó este jueves a las clínicas a ejecutar “La Objeción a Conciencia”, estatuto del aborto que autoriza a los centros sanitarios privados a elegir en qué casos se puede interrumpir el embarazo.

Tras esta resolución, las clínicas podrán negarse asistir en la práctica a quienes acudan a sus espacios tras el fallo del ente constitucional, lo que deshabilita la antigua legislatura, que obligaba a las clínicas a realizar el procedimiento médico si las mujeres cumplían con lo establecido en la ley del aborto terapéutico (caso de violación, riesgo de la madre).

“Se acordó aprobar el reglamento para Ejercer Objeción de Conciencia, según lo dispuesto en el artículo 119 del Código Sanitario (…) La sentencia será expedida y notificada a más tardar el 8 de enero de 2019, dentro de los plazos que establecen nuestra ley orgánica constitucional”, señaló un comunicado emitido por el TC.

La nueva fue propuesta por un grupo de senadoras opositoras de la bancada conservadora (argumentando razones religiosas y morales), por lo que fue aprobada con ocho votos a favor y dos en contra.

En tanto, el decreto no solo avala la deliberación de las clínicas sobre el derecho de abortar y permite negar la asistencia en caso de emergencia, sino que también permite que estás puedan mantener los convenios establecidos con el Ministerio de Salud.

Ante esto, el Ministerio de Salud de Chile aseguró que apelará contra la decisión del TC, por considerar que esto transgrede la ley-derecho impulsada en la expresidenta Michelle Bachelet.

“Se catará el fallo, de manera que una vez conocida la sentencia, adoptará todas las medidas que sean necesarias para implementar lo resuelto”, advirtió el Ministerio chileno a través de un escrito oficial.

No hay comentarios

Dejar respuesta