Con cinco subseries perdidas en línea llegan los Gallos al estadio
Latinoamericano donde Industriales revivió en el duelo más reciente
las esperanzas de colarse en la postemporada.

El mal paso de los espirituanos da margen para la duda en los partidos
de jueves, viernes y sábado, en los que necesitan al menos una
victoria para seguir aferrados al sueño de regresar a los play off.

En la tabla de posiciones los Capitalinos marchan quintos (23-28),
detrás de Ciego de Ávila (24-27), en tanto Sancti Spíritus es tercero
con 27-24, un balance similar al de Villa Clara, que es segundo por
mejor diferencial de carreras, toda vez que terminaron abrazados a
seis triunfos en el enfrentamiento particular.

Lamentablemente, el colectivo de dirección de los Gallos, permitió que
en el segundo juego ante los Azucareros, le marcaran al pitcheo de
segunda línea 8 carreras en el noveno episodio, con lo cuál perdieron
una buena renta de anotaciones, que a la postre los privó de ganar el
duelo entre ambos y por tanto los mandó al tercer lugar.

Resulta inconcebible que en una época en la que cada equipo tiene un
coach de banca y un estadístico o sabermétrico, ocurran situaciones de
este tipo.

De ahí que yo que no soy coach de banca ni tampoco ocupo plaza de
estadístico, me tomé la atribución de alertar al cuerpo de
entrenadores de los Gallos sobre ese tópico de cara a los choques
contra Industriales, en los que se marcha delante por 6-3 con 16
carreras a favor. Lo anterior es pensando en lo peor, que sería una
barrida.

Lo ideal en la capital sería ganar dos encuentros, con lo cuál casi se
tendría el boleto a los play off, aunque una victoria alejaría a los
azules a cuatro desafíos, restando solo seis.

En medio de estos análisis los Gallos necesitan que Frederic Cepeda
salga del mayor slump que en series nacionales se recuerde, al no
pegar de jit en los últimos 21 turnos, en los que acumula siete ponches.

La última vez que el recio toletero conectó imparables fue el 3 de
diciembre cuando produjo ante Ciego de Ávila de 4-3 con un jonrón, un
doblete y par de impulsadas.

Además del despertar ofensivo de su principal baluarte, también es
vital que Dunieski Barroso recupere lo antes posible la ofensiva de la
primera vuelta (.341-5hr-28 ci). La lesión que lo mantuvo fuera de
juego entre el 2 y el 22 de noviembre le está pasando factura, tal y
como evidencia el average de .236 que registra en la etapa actual.

Para males mayores el receptor titular Yunior Ibarra seguirá fuera de
juego, ahora por una operación de apendecitis, que se unió al esguince
que había sufrido ante Holguín.

Lo anterior debilita la defensa sobremanera en esa posición, una de
las principales en un equipo de beisbol y por tanto obliga a
incrementar la ofensiva para respaldar el trabajo del pitcheo.

Para el encuentro inicial ante Industriales lanzará el refuerzo
santiaguero Alberto Biset, quién con los Gallos registra balance de
2-2 con pésima efectividad de 6.97 y ofensiva rival de .337
En los últimos 15 juegos, la ofensiva espirituana compila .270, con 4
carreras anotadas como promedio, lo cuál justifica que en 10
encuentros pisaran 3 o menos veces el home, con par de lechadas
incluidas. En ese mismo periodo el pitcheo permite 5.65 carreras
limpias y la defensa acumula 29 errores.

Con tales dígitos es comprensible el mal paso de 5 ganados y 10
perdidos, que incluso pudo ser peor.

No hay comentarios