Fidel y las nuevas generaciones de espirituanos mantienen un estrecho vínculo solo fruto del amor. El líder de la revolución cubana mereció en Sancti Spíritus un tributo de las nuevas generaciones, que a nombre del arte dignifican su presencia en el proceso socialista cubano actual.
Así lo hicieron los pequeños de la casa de la cultura, que a través de sus proyectos de orquesta de guitarras, coro infantil Reparador de Sueños y Grupo Danzario Sueños de Colores, rememoraron a Fidel a través del arte que han aprendido desde la enseñanza comunitaria, un lujo social impulsado por el Comandante desde los primeros momentos de la revolución cubana.
Otro momento especial de la jornada de tributo al líder cubano aconteció en el patio de la UNEAC de la ciudad. Acompañados del proyecto de niños y adolescentes Espíritu Ismaelillo, fue comentado en la instalación el libro Fidel y la AHS de Elier Ramírez Cañedo, remembranzas del vínculo del jefe guerrillero con esta vanguardia juvenil del arte en Cuba.
Con música de concierto también se dignificó al hombre de más estatura en Cuba durante los últimos dos siglos. El homenaje a Fidel incluyó la armonía de la banda municipal, la que atrajo la atención de los espirituanos en pleno Parque Serafín Sánchez a través de tiernas melodías que nos recordaron la felicidad de la obra que bien se hizo hecha.
Así mismo uno de los sitios en el que los niños espirituanos sintieron de cerca a Fidel resultó El Recreo, instalación recientemente inaugurada con dedicación especial para las nuevas generaciones. Aquí los Pequeños Maracanabos interpretaron las tradiciones musicales más genuinas del campo cubano, dedicadas al Hombre Revolución

No hay comentarios

Dejar respuesta