Un nuevo cambio aplica la enseñanza general desde este curso en las aulas del programa curso por encuentro en las universidades del país. Los estudiantes que dentro de esta variante ejerzan la docencia como su empleo laboral, contarán con la posibilidad de eximir las asignaturas básicas, Matemática, Español e Historia en el programa docente del primer año de la especialidad.

Según explicó a la página digital de Centrovisión Maité Suárez Pedroso, esta ventaja permite afianzar el apoyo de los alumnos a la deficiente cobertura docente de la provincia, que sigue estacionando su necesidad de maestros en más de mil en toda la geografía.

Los estudiantes más favorecidos con la iniciativa resultan, como es lógico, los pertenecientes a la facultad de Ciencias Pedagógicas, en prácticamente todas las especialidades educativas.

La medida surgió “a petición de la Ministra de Educación y su equipo de trabajo, quienes se percataron del nivel bastante alto de desaprobados con que estaban cerrando los cursantes del programa por encuentro de primer año”, declaró Suárez Pedroso. La medida, aunque no contribuye a una mejor preparación del alumnado, constituye un aliciente a continuar estudios y además ejercer la docencia.

Desde hace dos cursos la manera de acceder a estas especialidades cambió en todo el país. Típicamente la prueba de ingreso era el filtro que permitía empezar curso en el programa, pero justamente los requisitos cambiaron y las principales asignaturas, matemática, español e historia, comenzaron a impartirse en el primer año de la carrera.

No hay comentarios

Dejar respuesta