Industriales se despide con honor. Foto: SNB/Facebook

No fueron suficientes las cinco victorias al hilo de los leones capitalinos en estos días finales, de nada valieron sus ocho éxitos en los últimos diez encuentros, las gradas llenas, y el empuje mediático. Con las victorias dominicales de gallos y tigres se acabaron los cálculos, ya están los cuatro clasificados a la post-temporada de la serie nacional número 58.

Las Tunas, Villa Clara, Sancti Spíritus, y Ciego de Ávila, serán las provincias representadas en la gran fiesta del béisbol cubano, y a pesar de especulaciones, de estrategias impopulares, de polémicas decisiones arbitrales, de nuevas estructuras, y de complejos de conspiraciones, son los equipos que mejor lo han hecho en el terreno de juego, los que han sabido ganar “el bueno” o el “necesario”, los que sacaron la garra en el momento preciso, y los que mejor supieron adaptarse al sistema de competencia.

El ímpetu de los leñadores, el entusiasmo de los gallos, la experiencia de los tigres, y la sapiencia de los azucareros, se impusieron en buena lid en una campaña clasificatoria que será recordada por su tremenda paridad y por la entrega de sus protagonistas.

Los leones capitalinos y los cachorros holguineros fueron rivales dignos que cayeron peleando en la grama con una fanaticada a rastras que los apoyó hasta las últimas consecuencias, brindando un espectáculo a la altura de nuestro deporte nacional.

Ahora, solo resta esperar por el partido pendiente entre leones y gallos para poder definir el segundo y el tercer puesto de la justa. Mientras, leñadores y tigres comenzarán a afilar hachas y colmillos con vistas a su duelo de play off.

No hay comentarios

Dejar respuesta