Como si fueran finalistas o campeones, el pueblo espirituano recibió a la guerrilla de los Gallos.

 

A pesar de caer en cinco juegos en la semifinal  con un rendimiento inferior a lo esperado, la afición de la capital provincial supo reconocer la entrega del que sin dudas se convirtió en la sensación de la 58 serie nacional del beisbol cubano.

 

Por ello el parque Serafín Sánchez Valdivia volvió a repletarse, tal y como sucedió cuando derrotaron a Santiago de Cuba en el play off de comodines.

 

El masivo acto de ahora resultó además el agradecimiento por una medalla de bronce que nadie imaginó al comenzar la temporada y que colocó nuevamente a la provincia en el podio, a donde no se llegaba desde la serie 45.

 

El multitudinario agasajo a los Gallos es también la manera de agradecer el regreso a los play off, tras una ausencia de cinco años.

 

Este colectivo de jugadores devolvió la pasión y reavivó los pitenes en toda la geografía yayabera.

 

La insatisfacción popular por la forma en que perdieron ante Villa Clara resultó momentánea, porque ese desempeño es casi intrascendente si se piensa en lo hecho durante la etapa regular, y después en la segunda vuelta en la que finalizaron segundos, sin perder ninguna subserie particular, a pesar de que a lo largo de la competencia la mayoría de los titulares pertenecen a la categoría sub-23.

 

En el recibimiento popular a los Gallos, las principales autoridades de la provincia reconocieron la entrega de los nacidos en Sancti Spíritus y también de aquellos que se sumaron como refuerzos; a pesar de que algunos quedaron en deuda, situación que a veces se torna normal en materia deportiva forma.

 

Que la pelota fuera el tema principal de debate de los espirituanos y se soñara nuevamente es mérito de la guerrilla de los Gallos, quienes son desde ahora los campeones del pueblo.

No hay comentarios

Dejar respuesta