La población cubana votará el 24 de febrero la carta magna de la República. ¿Qué cambios fundamentales contempla esta constitución con respecto al proyecto que el pueblo y su asamblea nacional debatió? El abogado espirituano Yosvani Reyes* comenta para la página digital de Centrovisión.
“Si realizamos un análisis sobre los temas que más la población debatió, y los enfrentamos a los cambios más importantes hechos al proyecto, encontramos que tenemos, en mi opinión, dos asuntos esenciales: participación del ciudadano en la creación de riquezas, es decir, capacidad de del capital privado para acumular o concentrar riquezas o propiedades, y los detalles relacionados con familia y matrimonio”
La constitución dicta en su artículo 30: La concentración de la propiedad en personas naturales o jurídicas no estatales es regulada por el Estado, el que garantiza, además, una cada vez más justa redistribución de la riqueza, con el fin de preservar los límites compatibles con los valores socialistas de equidad y justicia social
“Si el proyecto anterior rezaba que no se iba a permitir la concentración de propiedad, este plantea que el estado la regulará. Si me preguntas que significa el cambio de término, te diría que el estado tiene la potestad para definir cuando esta concentración es dañina a los intereses de todo el pueblo, o asegura una distribución de riquezas injusta o insana, y cuando no lo es.
“¿Cómo se regulará? Habría que esperar a las leyes complementarias, pero sería un absurdo no pensar que las nuevas regulaciones para el trabajo por cuenta propia no estuvieran ya a tono con el texto constitucional, por lo cual creo que estas leyes constituyen quizás la primera forma de alianza a la carta magna que votaremos”
Para la felicidad material venidera del pueblo cubano, es esencial la segunda parte de la redacción del artículo 30. ¿Qué significa redistribución de riqueza? ¿Cómo no desestimular a creadores individuales de riqueza, a personas que pueden crear negocios exitosos, que pueden ofertar empleos, cuándo el estado, que es el mismo pueblo, decide redistribuir determinada riqueza creada o gestionada por un individual?
“La única forma que tiene un estado socialista que trabaja en pos de la equidad social, que no es igualitarismo, sino insistir por no encontrar brechas extremas entre la calidad de vida de la población, es aplicando una política de redistribución de la riqueza”
“Esta estrategia la tiene clara el pueblo cuando se trata de la riqueza creada por empresas o entidades de propiedad social, pero no tanto por cómo aplicarla a la fomentada por la propiedad privada. Yo considero que, cómo en cualquier nación de este mundo, esto es aplicable a través de una política impositiva, que, a través de esos impuestos, se encargue de no dejar a nadie en la pobreza, de que todos podamos tener una vida digna, que al final es el objetivo de nuestro sistema social, lo cual no quiere decir que también premie a otros que puedan vivir inmesamente bien por su capacidad de gestionar negocios, su creatividad, su talento y su capacidad como profesionales”
Otro de los asuntos que la población debatió más resultaron los relacionados con la familia y el matrimonio. De hecho, el artículo más comentado fue el 68, el cual establecía los cánones para este último.
“En la redacción actual sobre el matrimonio establece que será la unión entre los cónyuges, modificando el texto anterior que dictaba entre dos personas. Aún quedan dudas en la población sobre los efectos de este cambio, pero yo invito a que las personas busquen el significado de cónyuges en el diccionario, y notarán que es la unión voluntaria entre dos personas. De todas formas, las autoridades del país han explicado cómo en referendos posteriores del código de familia se definirán la calidad de los cónyuges. Si me preguntas a mí, yo no hubiese cambiado nada”
“La carta magna, por igual, establece que se protegerán los distintos tipos de familia, cualquiera que su forma de organización. Muchos no entendían este asunto, pero es notorio como la ley de leyes reconoce que pueden existir distintas organizaciones familiares, creadas en base a vínculos jurídicos o afectivos”
La constitución es un proyecto de nación. La reafirmación de su texto es un acto puramente de consenso, en el cual debe mediar la importancia que le otorgamos a la mayoría de los artículos que aseguran las bases de la nación cubana.
Al minuto de votar, se debe ser sensato y racional, “usted puede estar en contra de la redacción de uno, dos y diez artículos, pero al final del día está votando por las bases jurídicas de su nación que, como toda en la vida, no coincidirán exactamente con el 100 % de sus concepciones. Así las cosas, el voto debería ser, ante todo, responsable con los intereses de la mayoría, y con el de la mayoría de los intereses del individuo, que estoy seguro que están contenidos en el texto. Yo reafirmaré la Constitución”
*Yosvany Reyes es profesor de Derecho de la Universidad José Martí de Sancti Spíritus e invitado habitual al programa de televisión espirituano Conciencia jurídica

No hay comentarios