El instructor de arte constituye parte esencial de la cultura cubana. Su compromiso con la enseñanza del arte en las escuelas, y su labor de promoción cultural en las comunidades, especialmente esas de difícil acceso, provocan que gracias a ellos, la cultura cubana pueda decirse una cultura de las masas, y no de las élites.

Nacía la Brigada de Instructores de Arte “José Martí” como una idea de la dirección de la nación, encabezada por Fidel, en el año 2004. Doce años después, luego de haber emprendido su labor docente y vinculada directamente a la escena artística, Sancti Spiritus evalúa la actualidad de su brigada en Consejo Provincial.

“La labor docente y las actividades culturales comunitarias son la prioridad de nuestros instructores. También desde las casas de cultura nos hemos dedicado a impartir talleres para los que desean formar aptitudes artísticas”

“Activamos la Guerrilla Cultural 50 Aniversario fundamentalmente en el plan vacacional, y durante todo el año ofrecimos actividades artísticas a cerca de 67 comunidades”, declaró Emilio Toledo Mirabal, Presidente de la Brigada de Instructores de Arte de Sancti Spíritus desde el 2013 hasta inicios de este año.

Diversos temas abordó el Consejo Provincial de los instructores de arte espirituanos. La participación del instructor en la vida cultural espirituana, constituyó un tópico que demuestra la vitalidad de esta organización.

El Consejo Provincial de la Brigada de Instructores de Arte Jose Martí en Sancti Spiritus analizó las perspectivas y retos de la organización

“A veces pensamos que llevar el arte a las comunidades es un asunto menor, pero sólo cuando llegamos a los pueblos de difícil de acceso, y vemos el agradecimiento de las personas al disfrutar de nuestros espectáculos artísticos, es que podemos afirmar que la Brigada tiene sentido histórico. El cariño de los niños, porque ellos sí que nunca mienten, en las escuelas y en los pueblos me demuestra lo vital de aquello que empezó en 2004”, confió Ermys Yaslin Hernández Romero, Presidenta de la Brigada de Instructores de Arte en La Sierpe.

Mientras, la necesidad de afianzar cada vez más la unión con el Ministerio de Cultura, la UNEAC, la AHS y la Sociedad Cultural José Martí centró debates. También, las oportunidades de superación para los casi 700 brigadistas, a través de la Licenciatura en Educación Instructor de Arte, resultó uno de los temas centrales de la actividad.

No hay comentarios