El colectivo de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Sancti Spíritus Norte, perteneciente a la Empresa Nacional para la Protección de Flora y Fauna, acrecienta este año la educación medioambiental, afirmó a la ACN María Elvira Dávila, directora de la entidad espirituana.
Ese es uno de los más de 60 proyectos que desarrolla la  empresa como parte de su actividad y, en nuestro caso, está dirigido, principalmente a niños y adolescentes, y también a los adultos mayores, mediante círculos de interés y clubes, respectivamente, acotó Dávila.
Unos 500 niños y jóvenes de las enseñanzas primaria y de secundaria básica se familiarizan con el cuidado de la naturaleza mediante ese programa que se dedica a la conservación de la flora y la fauna en todos los municipios espirituanos, excepto Trinidad donde existe otra estructura económica de este tipo.
Onelvis Cepeda García, especialista en manejo de áreas protegidas en la entidad, atiende a los clubes de la tercera edad, llamados Abuelos Promotores Ambientales, quienes también coadyuvan a la protección de las riquezas naturales.
Ellos, manifestó Cepeda García, practican ejercicios físicos a través de pequeñas caminatas, mejoran la calidad de vida porque se sienten motivados con nuestras charlas, juegos didácticos, talleres y encuentros de generaciones, entre otras acciones, y además, influyen en la familia para estimular una buena actitud hacia la naturaleza.
Esta UEB tiene para el presente año un plan de producción en valores que sobrepasa los 20 millones 900 mil pesos, superior al ingreso logrado en el 2016, y la mayor parte se dedica a la conservación de los recursos naturales.
Los principales ecosistema del territorio donde actúan los más de mil trabajadores de la UEB, vanguardia nacional desde hace unos 20 años, sobresalen por su exclusividad, estado de conservación y biodiversidad, al igual que por la combinación de sus valores naturales, históricos y culturales.
El Área protegida de Jobo Rosado, en el municipio de Yaguajay; la Reserva ecológica Lomas de Banao, el Refugio de fauna Tunas de Zaza, ambas en Sancti Spíritus; la Reserva florística Lomas de Fomento, en el municipio de igual nombre, y la Reserva florística Lebrige, en Jatibonico, son las cinco áreas protegidas con que cuenta la institución.
También constituye parte de su actividad la conservación de la genética vacuna, equina y ovina, para lo cual existen centros dedicados a la reproducción y cuidado de esas especies de animales.
Flora y Fauna Sancti Spíritus Norte promueve y comercializa para visitantes foráneos y cubanos un producto de naturaleza que posee distintas modalidades, entre ellas, el turismo de aventura, el ecoturismo, el senderismo y cabalgatas, lo cual le permitió el pasado año ingresar al presupuesto estatal unos 465 mil 600 pesos en moneda libremente convertible.

No hay comentarios